Estas en


La obligaron a trabajar los domingos y ahora deben pagarle una fortuna


Mar, 22/01/2019 - 16:41

Antes de ser contratada en el 2006 en el hotel Conrad de Brickell en Miami, Marie Jean Pierre solicitó no trabajar los domingos porque como misionera de la Iglesia Soldados de Cristo ella utilizaba ese día para “honrar a Dios”. Así lo aceptaron sus empleadores, pero con el tiempo el trato cambió y ella recurrió a la Justicia.

La tarea de Marie era lavar platos en el prestigioso hotel, excepto los domingos. "Amo a Dios. Y no trabajo ese día porque es para honrarlo", le explicó Marie a la cadena NBC.

El trato con Marie fue respetado durante casi una década, pero en octubre de 2015 el gerente de cocina la sorprendió con un pedido: que trabajara los domingos.

Marie intentó impedir por todos los medios que eso ocurriera. Incluso, el pastor de la iglesia a la que asiste le envió una carta a su jefe donde le explicaba que obligar a la misionera a trabajar ese día era una violación de su fe religiosa. Pero en el hotel desestimaron el reclamo, explicó la mujer a The Washington Post.

Con ayuda de sus compañeros que la cubrieron los domingos durante varios meses, la misionera logró esquivar la orden del jefe. Sin embargo, la estrategia no evitó que en marzo de 2016 la despidieran con el argumento de "faltas de conducta, negligencia y ausencias sin excusas".

Marie no se quedó de brazos cruzados entabló una demanda judicial contra el hotel alegando que habían violado el Acta de Derechos Civiles de 1964. Al respecto, Marc Brumer, el abogado de la misionera, sostuvo: “La empresa está obligada a respetar las creencias religiosas de sus empleados".

La Justicia falló recientemente a su favor y ordenó a la compañía hotelera indemnizar a su exempleada con 21,5 millones de dólares: USD 36.000 para cubrir salarios y beneficios perdidos, USD 500 mil por daño emocional y los restantes 21 millones por daños punitivos.

Sin embargo, el abogado de la cocinera indicó que posiblemente Marie no recibirá más de 300 mil dólares. Es que, según explicó, la ley establece ese límite máximo por daños punitivos, lo que al parecer, el jurado desconocía.

Para el abogado, no obstante, “lo que importa no es el dinero, es corregir lo que está mal. Es un gran día para la libertad religiosa y la protección de los trabajadores".

Por su parte, desde el hotel argumentaron que durante 10 años “se hizo grandes concesiones para acomodarse a los compromisos religiosos de Marie” por lo que se encuentran “muy decepcionados por el veredicto del jurado que no se sostiene en los hechos".

Fuente: Todo Noticias / MV


Comentarios



Por si no lo viste