Estas en


Modelo con síndrome de Down desfilará en el New York Fashion Week


Jue, 06/09/2018 - 20:06

A la española Marián Avila hace unos meses le llegó un mensaje a su cuenta de Facebook que le pareció un sueño: una invitación para desfilar en NY Fashion Week.

“Siempre quise desfilar en una de las semanas de la moda más importantes. Era una de mis ilusiones y está a punto de cumplirse”, explicó en un portal internacional esta joven de 21 años, con síndrome de Down y un empuje increíble.

Porque, desde que muy chica, su meta es llegar al circuito fashion top y toda su energía estuvo enfocada en eso. Primero, “ensayando” en la sala de su casa -con tacos altos y maquillaje incluidos-; después, entre 2015 y 2016, en cuanto curso de modelo encontró en Madrid y ahora, con las clases de canto y vocalización.

Este camino dio sus frutos. Hace dos años hizo sus primeras fotos publicitarias. Además, participó hace poco en una campaña para la tienda “El Corte Inglés”, en una presentación de la diseñadora Lina Lavin en el Hotel Ritz de Madrid, en la Fashion Week de Sevilla y en una revista de moda china.

“Las personas de síndrome de Down tienen que trabajar duro, con mucho esfuerzo y si se lo proponen, conseguirán sus objetivos”, suele repetir con mucha convicción.

La convocatoria tuvo otra característica especial. El motivo es que la iniciativa vino de parte de Kenzie Dugmore, una adolescente de 14 años e hija de la coordinadora de scouting del evento. El año pasado Kenzie ganó un premio por sus acciones a favor de una moda más inclusiva y esta año fue por más.

Esta no es la primera vez que una mujer con esta alteración genética está presente en los desfiles de la gran manzana. En 2015, la australiana Madeleine Stuart, de 18 años, participó en la presentación de la colección de marca italiana FTL Moda y un año antes, la actriz Jamie Brewer se subió a las mismas pasarelas.

Salir de los estereotipos y los parámetros de belleza inalcanzables es uno de los fuertes reclamos para el mundo de la moda y la estética y ejemplos como el de Márian muestran que el cambio es posible. También es un paso hacia la concientización de las características del Síndrome de Down. Especialmente, que se trata de una alteración genética y no de una enfermedad.

“Todo el mundo puede cumplir sus sueños. Aunque las barreras existen y están para superarlas”, dijo ella, con una seguridad arrolladora. Una historia para imitar.

Fuente: Entre Mujeres / MV


Comentarios



Por si no lo viste