Estas en


Neurogastronomía para periodistas: El sabor no existe, todo depende de cómo nos sentimos


Lun, 20/11/2017 - 12:09

Merlín Gessen, ancla de "Todo un Chef" dictó un taller donde demostró la importancia del ambiente y del estado de ánimo a la hora de una experiencia gastronómica y las semejanzas que tiene con las informaciones y su difusión.

Neurogastronomía para periodistas: El sabor no existe, todo depende de cómo nos sentimos

Un taller de Neurogastronomía, dictado por Merlín Gessen - Todo un Chef - sirvió como punto de encuentro a periodistas y comunicadores de los portales Informe 21.com, diariodecaracas.com y dios universal.com.

El anfitrión adaptó parte de su taller -dirigido especialmente a prestadores de servicio en restaurantes, hosterías y hoteles- al trabajo informativo.

Merlín, con la misma soltura que muestra en su programa en Venevisión , dio una definición de neurogastronomía: "es la rama de la gastronomía que estudia el comportamiento del ser humano partiendo del cerebro, su reacción ante los estímulos que recibe al comer y la generación de nuevas estrategias para hacer que los comensales disfruten de manera más vivas su experiencia culinaria".

Presentó diferentes experiencias en esta disciplina como las del innovador Heston Blumenthal , la del sicólogo Charles Spence , “las locuras” de Denis Martin en su restaurante Vevey en Suiza, quien demostró el importante papel que juega el estado de ánimo a la hora de compartir un menú y los trabajos del sicólogo Daniel Kahheman, sobre pensamiento rápido y pensamiento lento.

Haciendo gala de sus dotes histriónicos, Merlín Gessen se transformaba en mesonero, en galán o chef lanzando afirmaciones que causaban sorpresa: “Un yogurt es más dulce si lo comemos con una cucharilla pequeña porque esa cucharilla pequeña nos recuerda el postre y el cerebro la asocia con dulce (…) El sabor no existe. Todo depende de cómo nos sentimos en cada momento ".

No todo es teoría en este taller. Para demostrar la certeza de sus afirmaciones, Merlín invitó a una cata de tres productos venezolanos: chocolate, café y ron.

Sorprende que un cambio en la música el mismo café se sienta más dulce, más suave o más aromático. Que el mismo ron “ese ron hecho por manos de venezolanos, que se exhibe en los hoteles 5 estrellas de Europa” sea percibido con más cuerpo o más aromático, según el ambiente.

Con ese saber a rico ron en el paladar, Merlín finaliza el taller con una invitación a recordar algún sabor que nos traslade a un momento feliz de la infancia. Es uno de los momentos más emotivos.

A manera de recuento Merlín afirmó que este taller, este año, ha sido compartido por mil 700 personas. “Son personas que, como nosotros, creen en una Venezuela posible”.

Convencidos de la “fuerza emocional que tiene la gastronomía y cómo cada quien tiene un recuerdo de sabor” los participantes del taller salieron felices haciendo planes para la cena de Navidad.

Enrique Rondón Nieto


Comentarios



Por si no lo viste