Estas en


Las parejas más recordadas en la historia de las telenovelas venezolanas


Lun, 06/07/2015 - 08:55

Si de parejas de poderoso arraigo popular en los últimos 45 años de televisión hablamos, es inevitable remitirnos a las que aún permanecen en el recuerdo de los seguidores del género.

En 1970, Lupita Ferrer y José Bardina derrochaban química, vía Venevisión, en “Esmeralda”, de Delia Fiallo. Ella, en el rol de una humilde ciega y él, ¡oh sorpresa!, en el de un chico rico del cual se enamora. Ambos repetirían en 1977 en otro éxito de la Fiallo: “La Zulianita”, título esencial en materia de dramáticos.

A mediados de los 80, la escritora cubana, esta vez en Rctv, adapta “Esmeralda”, pero la bautiza con el nombre de “Topacio” y la mimetiza en la actriz Grecia Colmenares, tan convincente y seductora en su rol de invidente, que se convirtió en una estrella continental, sobre todo en Argentina, donde le fue tan bien que se quedó. En cuanto a su galán, Víctor Cámara, no dejó desde entonces de estelarizar teledramas, dentro y fuera de Venezuela.

¿Y cómo olvidar a Doris Wells y Miguelángel Landa en “La señora de Cárdenas”, la telenovela de José Ignacio Cabrujas que revolucionó el género? Tan distinta fue, que por primera vez una pareja protagónica terminaba divorciándose. ¿O a la misma Doris con el ya mencionado Bardina en “La fiera”, versión libérrima de “Los hermanos Karamazov”, de Fiódor Dostoyevski, adaptada por Julio César Mármol? En ese período de renovación, Marina Baura, quien venía de integrar una seductora pareja con Raúl Amundaray en melodramas convencionales como “La Usurpadora”, se monta al tren de las para entonces llamadas telenovelas “de ruptura”, en “Natalia de 8 a 9”, con Gustavo Rodríguez, un sólido primer actor.

Muchas readaptaciones escribió Delia Fiallo de sus telenovelas. Lo hizo con “Peregrina”, donde Rebeca González y José Bardina traspasaron la pantalla del Canal de La Colina con su química y buen hacer.

La reina del culebrón no los desaprovechó y ya al año siguiente -1975- los seleccionó para otro de sus grandes sucesos: “Una muchacha llamada Milagros”, que tuvo la particularidad de que, además de ellos dos, impulsó notablemente la carrera de José Luis Rodríguez, quien encarnó el rol de El Puma, apelativo con el cual, gracias al éxito de este dramático dentro y fuera de Venezuela, adoptó para consolidar su fama internacional como cantante.

De “Peregrina” la libretista hizo un remake en Rctv, mucho más contundente en términos de audiencia, en 1992, con el título de “Kassandra”, considerada una de las telenovelas más emitidas en los cinco continentes. La venezolana Coraima Torres y el boricua Osvaldo Ríos sedujeron planetariamente a millones de adeptos al género. Con “Mi amada Beatriz”, de 1997, con Catherine Fulop y Miguel Alcántara, el éxito resultó más discreto.

Sería con Fernando Carrillo el actor con el cual la Fulop seduciría a los telenoveleros a través de “Abigaíl”; tanto, que hasta se casaron y continuaron estelarizando teledramas, hasta que decidieron divorciarse mientras grababan uno de ellos en Argentina.

Otras parejas seductoras dignas de mención, las conformaron Carlos Mata y Jeanette Rodríguez en “Cristal”; la encantadora Mónica Spear, primero con Manuel Sosa en “Mi prima Ciela” y después con Ricardo Álamo en “La mujer perfecta”; Caridad Canelón y Orlando Urdaneta en “Elizabeth”, Daniela Alvarado y Ricardo Álamo en “Juana la virgen”, Daniela Alvarado y Juan Carlos García en “La mujer de Judas”, Guillermo Dávila y Alba Roversi en “Ligia Elena”, Ruddy

Rodríguez y Luis José Santander en “Niña bonita” y Mayra Alejandra y Carlos Olivier en “Leonela”, Pierina España y José Luis Rodrìguez en “Estefanía” y la misma Pierina España y Jean Carlo Simancas en “Sangre azul”. Todos ellos dejaron su impronta, por lo cual merecen estar en este recuento de las parejas de telenovelas más recordadas en la historia del género.

Aquilino José Mata / EDC


Comentarios



Por si no lo viste