Estas en


¿Quién es Annika Rothstein, la periodista deportada por el gobierno en Semana Santa?


Jue, 18/04/2019 - 19:44

Los ataques a la prensa, nacional e internacional, no tienen días de guardar en Venezuela. Este jueves santo, además de la detención del periodista de Venepress Frank Thomas, se conoció apenas unas horas después de la expulsión, apenas pisando el país, de la periodista sueca Annika Rothstein.

¿Quién es Annika Rothstein, la periodista deportada por el gobierno en Semana Santa?

Apenas pisando el aeropuerto internacional de Maiquetía, cuatro militares la rodearon para deportarla, le quitaron sus documentos y la subieron en un avión con destino a Francia.

La propia periodista narró lo que le sucedió, casi en directo, a través de su cuenta en la red social Twitter, donde una hora antes de que fuera detenida difundía un video aterrizando en el país. Cosa curiosa, en ese mensaje junto al video, decía que estaba llegando "a casa".

"Ayuda. Estoy en el aeropuerto de Caracas ahora y me han dicho que me deportarán de inmediato. No me dieron una razón, pero solo dijeron que me deportaban de inmediato", expresó. "Me llevaron de inmediato al entrar en el aeropuerto de Caracas y nadie me está buscando una razón para la deportación. Me van a poner en un avión a París y ahora estoy rodeado de guardias. No me han dado papeles, ni razones y no tengo mis cosas".

Posteriormente escribió: "Militares ahora me escoltan al avión a París. Aún no hay razón para mi deportación (...) Ahora estoy sentado en el avión, llorando. Se llevaron mi pasaporte y no sé dónde están mis cosas. Tampoco sé si alguna vez podré volver a Venezuela. Todo lo que intentaba hacer era mostrarle este país al mundo, con amor, honestidad y pasión y me echaron".

Hasta el momento, no hay una explicación oficial sobre la detención de la periodista. Pero, ¿quién es Annika Rothstein y por qué fue echada del país de esa manera?.

Annika Rothstein "volvió a nacer" en Venezuela

Consejera política, periodista, escritora, bloguera y activista sueca de origen judío, Rothstein estuvo presente en el país el pasado mes de febrero, donde narró ante la Asamblea Nacional como fue secuestrada y golpeada por colectivos armados en la frontera entre Colombia y Venezuela durante su cobertura ese mes.

Cabe destacar que medios del gobierno como Telesur se encargaron de criticar a la comunicadora en esa oportunidad, con calificativos como "una persona llena de odio" y "que ve su papel a través el periodismo como soldado en la lucha contra el antisemitismo y al servicio al estado sionista".

Pero Annika contó en esa oportunidad la historia de cómo "volvió a nacer" luego de salir con vida de la represión de "colectivos" en la frontera venezolana. También lo escribió para sus seguidores en Twitter:

"Ha sido un largo día conduciendo de Táchira a Caracas y ahora estoy sentado con las emociones de lo que pasó. Como terapia, me gustaría contártelo, así que prepárate para un hilo (...)"

"Debido a que los caminos hacia la frontera estaban todos bloqueados por militares, tomamos las carreteras secundarias. Fuimos guiados por los lugareños, pero tan pronto como se fueron los colectivos aparecieron. Eran 10 a 15, enmascarados y fuertemente armados".

"Sacan sus armas y nos dicen que nos tiremos al suelo. Pusieron armas en la parte posterior de nuestras cabezas y escuché cómo les quitaban el seguro. Estoy en silencio. Congelada. Mientras tanto, nuestras bolsas se abren y todo se tira al suelo. Encuentran mis cámaras y empiezan a gritar de nuevo".

"Me gritan que me estoy infiltrando en Venezuela y que estoy tratando de destruir el país y que lo que estoy haciendo es ilegal. Tengo miedo y todo lo que puedo decir es "ok". Uno de ellos, obviamente de alto rango -a juzgar por sus ojos-, quiere mi chaleco".

"Tira de él pero no logra sacármelo porque tengo una camisa encima. Se enoja y me golpea en la cara. No dije nada. Solo me quito la camisa y me quito el chaleco. Pero no ha terminado. Él sonríe y gesticula hacia mi camisa, también la quiere. Solo porque puede".

"Toman todas mis cosas: cámaras, computadora, dinero, ropa y me dicen a la cara que esto es confiscado porque es contrabando. Creo que están a punto de dejarnos ir, pero luego escucho gritos…".

"Han encontrado un permiso de armas en el auto, que pertenece al conductor, pero no hay armas, y los colectivos se están volviendo locos. '¿Dónde está el arma?', gritan y nos empujan de nuevo al suelo, apuntando a nuestras cabezas. Ahora estoy segura de que todos vamos a morir".

"El que es obviamente el jefe le dice a los más locos que no disparen. Luego hay un breve silencio. No puedo respirar. De repente, uno de ellos nos dice que nos levantemos y grita "tienes cinco segundos y luego mueres" y grita "UNO … DOS".

"Corrimos al auto y los colectivos comienzan a disparar al aire y siento como si todavía no estuviera respirando a medida que aceleramos. Los disparos se hacen al costado del auto y los oigo gritar detrás de nosotros. Pero no se ha acabado".

"Cinco minutos después, algunos lugareños nos detienen en la carretera de San Antonio del Táchira y nos dicen que otra pandilla de colectivos está disparando por la carretera. Estos lugareños, a quienes debo mi vida, nos esconden en su cobertizo donde permanecemos por lo menos una hora mientras hay disparos en ambos lados".

El trabajo de Annika Rothstein en Venezuela

En su cobertura de la situación venezolana, Annika Rothstein abordó con ojo crítico tanto al chavismo como a la oposición. De esto puede dar fe decenas de videos que se pueden encontrar en YouTube

Annika es una periodista independiente. Es colaboradora de medios como Israel Hayom, The Jerusalem Post , Ricochet, Washington Examiner , Commentary Magazine y Mosaic Magazine, entre otros, donde escribe sobre Medio Oriente, asuntos religiosos y antisemitismo global. Se había involucrado periodísticamente con el tema Venezuela desde inicios de este año y, como escribía ella misma en su tuit de hoy al llegar, llegó a llamar al país "su hogar".

En febrero, escribía en un artículo para National Review:

"Para la gente de esta ciudad -refiriéndose a Caracas- se trata menos de una gran estrategia que de la supervivencia. Aquellos que se atreven a responder mis preguntas me dicen que quieren lo que todos quieren: alimentar a sus hijos, vivir sin miedo y ver que el país que aman recupere su dignidad. Después de más de 20 años de mala administración y políticas rotas, eso es una tarea difícil para Venezuela, y su gente ha visto demasiado como para cargarse con la ingenuidad. Quizás el estado de ánimo cotidiano de los venezolanos se describe mejor a través de las palabras de una mujer que conocí en una cafetería del centro de la ciudad: Guaidó es un gran político, pero antes hemos cometido el error de creer que un hombre tendría todas las respuestas. Venezuela no será salvada por un solo hombre, sino por un solo pueblo, y no creeré que las cosas cambien hasta que nos demos cuenta de eso".

Annika Rothstein conoce bien lo que pasa en Venezuela. Por eso fue deportada, por la misma razón que horas antes detenían a Frank Thomas en La Candelaria. Por lo que no quieren que salga en la prensa.

Fuente: 2001

EA


Por si no lo viste