Estas en


AFP: Hay nuevo mapa político de Europa con victoria de Hollande


Lun, 07/05/2012 - 12:33

En los 27 países de la Unión Europea (UE), la izquierda figura en el poder en apenas una decena de países, en muchos casos como integrantes de una coalición. La victoria de Hollande es una bocanada de aire fresco para la izquierda indica el análisis.

Bruselas.- La victoria del socialista François Hollande en las elecciones presidenciales francesas abre un nuevo ciclo para la izquierda europea y alienta a aquellos que pedían a gritos más crecimiento ante la austeridad impuesta por la canciller alemana, Angela Merkel.

La victoria de Hollande es una bocanada de aire fresco para la izquierda europea tras las derrotas de Gordon Brown en Gran Bretaña, de José Luis Zapatero en España, de José Socrates en Portugal y de la renuncia de Giorgos Papandreu en Grecia.

En los 27 países de la Unión Europea (UE), la izquierda figura en el poder en apenas una decena de países, en muchos casos como integrantes de una coalición.

Los responsables socialistas en Europa hicieron suya la victoria de Hollande e instaron a un cambio de rumbo en la política económica del continente. El primer ministro belga, Elio Di Rupo, se felicitó por la victoria e instó a una "estrategia ambiciosa" europea.

El presidente electo de Francia ya tiene una batalla ganada. Su propuesta de incluir un capítulo de crecimiento en el pacto fiscal europeo tiene cada vez más adeptos.

Actualmente nadie niega la evidencia de que el rigor fiscal no basta para sacar al continente de la crisis y hasta la canciller alemana, Angela Merkel, anunció que prepara una agenda de crecimiento para que sea aprobada en la cumbre europea de junio.

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, aseguró el sábado que Europa necesita un equilibrio entre reducir su deuda y las medidas para estimular el crecimiento, ya que la austeridad amenaza con arrastrar al bloque en su segunda recesión en tres años.

"La consolidación fiscal, si bien es necesaria, (debe ser) hecha de una manera favorable al crecimiento y diferenciada, con el fin de lograr un equilibrio entre la consolidación fiscal necesaria y las preocupaciones de crecimiento", dijo en un discurso en la Universidad Libre de Bruselas.

De todas maneras, Hollande deberá enfrentarse a varios pulsos con Merkel, para negociar, entre otros, sus planes de crear eurobonos (a lo que Merkel se ha negado una y otra vez) o reforzar el papel del Banco Central Europeo.

Y si bien la canciller alemana dijo que recibirá a Hollande "con los brazos abiertos", también volvió a insistir que el pacto fiscal firmado en Bruselas a comienzos de marzo "no puede" asumir nuevos cambios. "El pacto fiscal no es negociable (...) no es posible renegociarlo todo después de cada elección", si no, "Europa no funcionaría", repitió.

El mandatario italiano, Mario Monti, ya se propuso como mediador. "Italia está en una buena posición para ayudar a Francia y Alemania a encontrar un consenso", señaló.

En ese contexto, muchos se preguntan cómo gestionará el socialista francés su ofensiva en Europa. ¿Lo hará siguiendo el modelo del presidente saliente, Nicolas Sarkozy, que optó por una gestión mano a mano con Alemania, bautizada como 'Merkozy'? O ¿se mostrará más respetuoso con el papel de las instituciones europeas?

"François Hollande, heredero de de Jacques Delors (ndlr: expresidente de la Comisión Europea y uno de los principales promotores del proceso de integración europea), es un aliado de la Comisión Europea. No esperamos enfrentamientos con él", dijo un diplomático.

La delegación socialista española en el Parlamento Europeo felicitó a Hollande por su victoria y se mostró "convencida de que implicará un cambio de rumbo en las políticas europeas, así como el abandono de la drástica austeridad de los últimos meses y la apuesta por un impulso al crecimiento".

Para el presidente de la delegación socialista española en la Eurocámara, Juan Fernando López Aguilar, "nunca una victoria de un candidato en un Estado miembro ha sido tan europea como en el caso de François Hollande", que servirá para "mejorar Europa y la esperanza de los europeos".

Hollande es consciente del desafío al que se enfrenta. "Europa nos mira. En el momento en que el resultado fue proclamado, estoy seguro de que en no pocos países europeos se sintió un alivio, una esperanza, la idea de que por fin la austeridad no puede ser una fatalidad", declaró Hollande el domingo tras ser elegido.

AFP


Por si no lo viste