Estas en


El autor del 'himno' de Tiananmen: "¡Es una canción de amor!"


Jue, 30/05/2019 - 12:55

El autor del "himno" de las protestas de Tiananmen, el conocido rockero chino Cui Jian, asegura en una entrevista con Efe que ese tema, 'Nada a mi nombre', "es una canción de amor" que fue interpretada por los universitarios de la época para representar sus aspiraciones aperturistas.

El autor del 'himno' de Tiananmen: "¡Es una canción de amor!"

La canción, lanzada en 1986, es la constante apelación de un amante a otra persona para camine a su lado, y le ofrece sus sueños y su libertad, pero el interlocutor solo responde con desprecio, riéndose de que el enamorado no tiene "nada a su nombre". Sin embargo, al final el amor se impone y parten juntos.

En el Pekín de 1989, los estudiantes eran el amante desesperado despreciado por el Partido Comunista de China, que no tenía en cuenta sus sueños de libertad. Aunque al final, en vez del amor, fueron las balas las que terminaron por imponerse.

Ahora, treinta años después de aquel movimiento democrático reprimido por el Gobierno chino de forma sangrienta, el 'Viejo Cui', como se le conoce popularmente, reniega un poco de aquella canción que le lanzó a la fama y le cambió la vida, y cuenta más entre líneas que lo que dice con la voz en un contexto de censura oficial de cualquier referencia a la masacre.

'Nada a mi nombre' ('Yiwusuoyou', en la transcripción del chino a caracteres latinos) también es víctima de la censura.

A Cui (Pekín, 1961), por su parte, rara vez se le concede la oportunidad de llenar estadios en China a pesar de sus numerosos seguidores y, entorno a las fechas del aniversario de Tiananmen, viajará a Corea del Sur para participar en un festival.

Allí, sus largas canciones, mezcla de rock and roll temprano e instrumentos y ritmos tradicionales chinos, podrán sonar sin restricciones.

PREGUNTA: Usted viene de una familia de artistas: su padre era trompetista y su madre, bailarina, ¿cómo entró en contacto con el rock?
RESPUESTA: En aquel momento, toda la música que se conocía (en China) era revolucionaria... y ese tipo de herramientas para los políticos. Así que cuando escuché por primera vez música de Hong Kong y de Taiwán sentí que era muy cercana a la gente normal. Por supuesto, la primera vez que escuché rock and roll sentí que... vale, eso era lo mío. Al principio ni siquiera sabía si eran grandes estrellas o no. Escuchaba las recopilaciones de los Grammy y otros premios, y más tarde descubrí que eran Police, los Stones, los Beatles, muchos... ¡The Clash! Me encanta The Clash.

P: ¿Qué quiere transmitir con sus canciones? ¿Qué rol cree que juega la música en la China actual?
R: Fuimos la primera generación en hablar del yo. No de manera política, sino del yo privado. Y este tipo de discurso es quizá por una sociedad que se abría económicamente. En ese momento la cultura occidental estaba entrando en China, y los jóvenes lo pillaron primero.

La gente cree que tenemos algo distinto de (lo que ofrece) la televisión estatal y el (rotativo oficial) Diario del Pueblo. Tenemos algo que nadie puede controlar... ¡es casi libertad de expresión! Y confían en nosotros. Nos prestan atención porque nos creen. Pero de alguna forma, tenemos que tener cuidado, porque igual alguien está tratando de utilizarnos.

Todavía me pongo un poco nervioso hablando de temas sensibles, como religión o la situación política. Me ha dado cuenta de que... no... Puedo sentir los miedos... "¡Tienes que parar! ¡Has ido demasiado lejos!" Y entonces controlas la situación y estás protegido. Pero si vas demasiado lejos, nadie te protegerá o irás a algún lugar desconocido.

Esto lo siento cada día, incluso en mis sueños me tengo que enfrentar a esto. Esto... No muchos rockeros occidentales entienden de dónde venimos... Suena a rock 'n' roll, pero de donde viene... es distinto.

P: Una de sus canciones más conocidas es 'Nada a mi nombre', que ha tenido un papel importante es China, ¿cuál fue la inspiración para hacerla?
R: ¡Es una canción de amor! En una canción de amor es fácil que cada cual le añada su propia imaginación cuando la música empieza a sonar. Mucha gente me malinterpretó. ¡Claro que es parte de mí! Estoy orgulloso de haberlo hecho. Pero cuando la gente solo quiere que cante esta canción e ignore otras, me frustro. ¡Invertí mucho más tiempo y energía en otras canciones!.
En general, no quiero volver a tocarla, pero a veces aprecio que la gente me reconozca por esta canción.

P: ¿Por qué cree que está censurada en China?
R: ¡No lo sé! De verdad que no sé lo que ha pasado...

P: Usted la tocó con los ojos tapados por una venda roja en la Plaza de Tiananmen el 20 de mayo de 1989 ante los estudiantes, algunos de los cuales estaban en huelga de hambre. ¿Cuál fue la reacción de los allí presentes?
R: Todo el mundo... pilló la canción. Pensaron que en realidad... La sentían para ese tipo de ambiente. Toqué allí por la tarde, y tuve un problema con uno de los líderes estudiantiles. Nos echaron. Nos dijeron: "Vale, no habéis venido a ayudar a los estudiantes (que entonces estaban en medio de una huelga de hambre), sino para que empeore su salud". Y me echaron.

Así que ese tipo de cosas... en realidad... todos los puntos de vista de la gente sobre el 4 de junio, sobre la Plaza de Tiananmen... porque para mí es más como... Vale, alguien lo convirtió en una fiesta. Estaban contentos de estar allí y querían mostrar su valentía, su talento entreteniendo al público. Algo así. Yo no tenía miedo de hacerlo. ¡Incluso ahora creo que es muy divertido! Pero después de esa noche... ¡todo cambió! Creo que la mayoría de los medios no quieren hablar de la noche anterior: quieren hablar de lo que pasó después de esa noche. Eso es más político.

Después de aquella noche sentí que... ¡necesitamos tiempo! Es como una botella de vino. Algunos vinos cuestan 100 yuanes y otros, 50.000. ¿Por qué? ¡Por el tiempo! Así que igual no es el momento adecuado para que hable del valor (de aquella noche). Todavía no ha pasado el tiempo, así que es mejor no hablar de esto. Por eso digo que, si quieres subir una montaña, el camino visible no es el único camino. Hay otras muchas formas de llegar allí.

EFE/LJ


Por si no lo viste