Estas en


Familiares de los periodistas de Reuters piden a Suu Kyi que los liberen


Mar, 04/09/2018 - 17:48

Las familias de los dos periodistas de la agencia Reuters condenados a siete años de prisión en Birmania pidieron hoy a la presidenta de facto del país y premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, que los libere.

Durante una multitudinaria rueda de prensa en Rangún, las esposas de los reporteros birmanos sentenciados la víspera, Wa Lone y Kyaw Soe Oo, (de 32 y 28 años, respectivamente) se dirigieron directamente la Consejera de Estado para pedir su intervención.

Chit Su Win, esposa de Soe Oo, quiso transmitir, entre llantos y de "madre a madre", a la icónica política birmana, el dolor que siente cuando su hija de tres años le pregunta "¿Por qué no está aquí papá?, ¿no nos quiere?"

La joven birmana dijo además que estaba "muy orgullosa" de su esposo y que enseñaría a su hija a también estar orgulloso de él. "Espero que el Estado tenga piedad, quiero tener una familia feliz".

Los dos periodistas condenados este lunes fueron detenidos el pasado 12 de diciembre con documentos supuestamente confidenciales que les acababan de entregar unos policías, mientras investigaban el asesinato de una decena de rohinyás por parte de los militares.

En la rueda de prensa celebrada en un hotel de la antigua capital birmana, Pan Ei, la esposa de Wa Lone, que dio a luz la primera hija de la pareja hace tres semanas, reveló que había escrito cartas a Suu Kyi pero nunca había recibido respuesta.

"Me siente muy decepcionada y triste. Tenemos un enorme amor y respecto por ella", apuntó.

La imagen de "La Dama"- como se conoce a Suu Kyi-, que fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 1991 por su lucha contra la dictadura militar, está sufriendo un fuerte desgaste a nivel internacional, además de por su complicidad con este caso, por su silencio en la grave crisis humanitaria de los rohinyás.

Más de 80 agrupaciones civiles reclamaron además hoy al gobierno de Birmania (Myanmar) la liberación de dos periodistas y calificaron el fallo como el resultado de un proceso judicial que "ni fue libre ni justo" y estuvo "completamente manipulado".

La sentencia de siete años de prisión y trabajos forzados por vulnerar secretos oficiales desató ayer una contundente y amplia condena internacional, desde Gobiernos a organizaciones de derechos humanos, y se interpretó como un dramático retroceso en incipiente proceso democrático de Birmania.

La matanza de musulmanes rohinyás que investigaban los periodistas en el momento de su detención está relacionado con la campaña de castigo que inició el Ejército birmano tras el ataque del grupo insurgente Ejército Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA) contra varios puestos policiales el 25 de agosto de 2017.

Desde entonces, unos 700.000 rohinyás, una minoría mayoritariamente musulmana, han huido a la vecina Bangladesh donde viven hacinados en extensos campos de refugiados atendidos por la ONU y organizaciones no gubernamentales, una crisis que está minando la imagen del Gobierno birmano y su presidenta de facto, Suu Kyi.

EFE / MV


Comentarios



Por si no lo viste