Estas en


La ONU comparte emotivo mensaje por el Día Internacional para la Tolerancia


Jue, 16/11/2017 - 09:59

"La no-violencia puede ser una herramienta muy efectiva para confrontar un problema, crear un movimiento, demostrar solidaridad con las víctimas de la intolerancia o desacreditar la propaganda fomentada por el odio", expresa la ONU

En la cuenta oficial de la Organización de Naciones Unidas (ONU), se compartió un emotivo mensaje a propósito del Día Internacional para la Tolerancia.

"El odio al otro se aprende. Apostemos por la educación para vivir en armonía entre culturas, religiones y pueblos", fue el mensaje compartido por la ONU en Twitter.

En el enlace adjunto, dan algunas claves de cómo luchar contra la intolerancia, a continuación algunas de ellas:

Luchar contra la intolerancia exige un marco legal: Responsabilizando al Estado de garantizar un acceso igualitario los tribunales de justicia, a los responsables de derechos humanos y a los defensores del pueblo, para evitar que las posibles disputas se resuelvan por la violencia.

Luchar contra la intolerancia exige educación: Las leyes son necesarias pero no suficientes. La intolerancia nace a menudo de la ignorancia y del miedo: miedo a lo desconocido, al otro, a culturas, naciones o religiones distintas. Por eso es necesario poner énfasis en la educación. La educación es una experiencia vital que no empieza ni termina en la escuela.

Luchar contra la intolerancia requiere una toma de conciencia individual: La intolerancia lleva a la intolerancia y para luchar de forma efectiva es necesario que cada uno examine su papel en el círculo vicioso que lleva a la desconfianza y a la violencia en la sociedad. Todos debemos preguntarnos: ¿soy una persona tolerante? ¿Juzgo a los otros con estereotipos? ¿Rechazo a los que me parecen diferentes?

Luchar contra la intolerancia exige soluciones locales: Los problemas que nos afectan son cada vez más globales pero las soluciones pueden ser locales, casi individuales. Ante una escalada de intolerancia, los gobiernos o las instituciones no pueden actuar solos. Todos formamos parte de la solución y tenemos una enorme fuerza a la hora de enfrentarnos a la intolerancia. La no-violencia puede ser una herramienta muy efectiva para confrontar un problema, crear un movimiento, demostrar solidaridad con las víctimas de la intolerancia o desacreditar la propaganda fomentada por el odio.

Con información de ONU.org / EMR


Comentarios



Por si no lo viste