Estas en


Los argentinos están hartos de la inflación y de sacrificios económicos


Miércoles, 05/09/2018 - 11:12

"Ya basta. No se puede vivir siempre con sacrificio. El precio de la carne aumenta todos los días", denuncia Ezequiel González. Como muchos argentinos, ya no confía en el gobierno, incapaz hasta ahora de contener la crisis financiera.

El derrumbe de la moneda argentina, de más del 50% desde enero, estimuló la inflación que cerrará cerca del 40% en 2018.

Cada día, Ezequiel González viaja dos horas en autobús desde Ciudad Evita, en el suburbio oeste de la capital argentina, para trabajar en el hospital Pirovano donde se encarga del mantenimiento.

"Es muy complicado todo. Cada día es cada vez peor. No sé en qué va a terminar todo esto". Haciendo el máximo de horas extras posibles, gana unos 20.000 pesos (450 dólares) mensuales.

Insuficiente para el tradicional 'asado' (carne a la brasa) de los domingos para toda su familia.

"Los asados son para los cumpleaños, la carne está muy cara", suspira.

- "Fuera el FMI" -

En las calles de Buenos Aires se multiplican en las paredes los grafitti pidiendo "Fuera el FMI".

Las manifestaciones contra la política económica del presidente de centro derecha Mauricio Macri son el pan de cada día.
En varios barrios de Buenos Aires y otras ciudades del país ya ha habido "ruidazos" y "cacerolazos" contra su política de austeridad.

Estas movilizaciones están todavía lejos de las que se produjeron en la crisis de 2001, pero el descontento es generalizado.

"Estoy desesperada. Me siento impotente, tengo miedo de tener hambre y de no poder pagar más mis medicamentos cuando me jubile dentro de un año", dice Graciela Pérez, una docente de 64 años en la esquina de Entre Ríos y San Juan, en el barrio porteño de San Cristóbal, testigo habitual de manifestaciones.

Crisis de confianza

"La gente espera una mejora después de dos años, la paciencia se acaba, uno tiene la impresión de que los que nos gobiernan no están a la altura de los desafíos económicos", explica Antonio Buffo, que a los 50 años trabaja en un puesto de venta de diarios.
Después de cerrar en junio un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional por 50.000 millones de dólares a tres años, el gobierno negocia ahora una anticipación de esos desembolsos a cambio de mayor ajuste.

La popularidad de Macri se ha erosionado considerablemente este año en que Argentina ocupa la presidencia pro témpore del G-20. AFP
LJ


Comentarios



Por si no lo viste