Estas en


Libaneses: "Extraordinaria" la visita del papa a su país


Dom, 16/09/2012 - 08:39

"Extraordinaria" fue la palabra más escuchada hoy entre los libaneses para referirse a la visita del papa Benedicto XVI, que hoy ofició una misa multitudinaria al aire libre en el muelle de Beirut.

Muchos libaneses, pero también cristianos de otros países de Oriente Medio, esperaron hoy durante horas para ver al sumo pontífice, que se dio un baño de masas por las calles de Beirut, donde se concentraron decenas de miles de personas.

La libanesa Hoda Aun estuvo esperando en el muelle desde las 05.00 hora local (02.00 hora GMT) para ver al santo padre: "Ha sido extraordinario. Lo que más me gustó fue la petición del papa a toda la gente para que dejen las armas y sean valientes", apuntó.

"Me gustaría que el papa se quedara aquí, porque esta es también la tierra de Dios", afirmó a Efe la mujer, vecina del barrio de Hadeth, uno de los arrabales del sur de Beirut.

Aun aseguró que sus compatriotas están orgullosos de la visita de Joseph Ratzinger a este país, que es "un pedazo de cielo verdadero".

No muy lejos de donde se encontraba Aun estaba el joven Joe Jury, para quien el viaje del santo padre ha sido "una bendición para el Líbano".

"Ha sido extraordinario, no puedo expresar lo que siento. Como libanés necesitábamos una bendición para continuar con este periodo difícil en Oriente Medio y el Líbano", dijo Jury, que remarcó que hay que seguir los consejos del papa por el bien del país.

Pese al intenso calor que reinaba hoy en Beirut, los libaneses se volcaron de forma masiva con la misa de esta mañana.

Para aliviar las altas temperaturas, se repartió agua y gorras blancas entre el público, lo que no impidió que los servicios de emergencia tuvieran que atender varios casos de desmayos, según pudo constatar Efe.

"Cómo no venir cuando el papa es el representante de Cristo en la Tierra y el sucesor de San Pedro", subrayó uno de los fieles, Esteban Somonz.

Somonz destacó que acudió a la ceremonia para recibir la bendición del sumo pontífice y cumplir con sus peticiones.

El calor tampoco disuadió a Elian Rashid, embarazada de ocho meses y libanesa residente en Emiratos Árabes Unidos (EAU).

"He venido expresamente de Dubái (EAU) para ver al papa y que me bendiga y bendiga a mi hijo, que está en mi vientre", explicó a Efe Rashid, que consideró que Benedicto XVI ha depositado su fe en los creyentes y les ha recordado sus deberes.

La misa transcurrió en medio de un intenso despliegue del ejército y de las fuerzas de seguridad, que incluyó patrullas marítimas.

Hoy es el último día del viaje de tres días de Joseph Ratzinger al Líbano, el primero a este país en sus siete años de pontificado, y el cuarto a Oriente Medio.

El objetivo principal de la visita ha sido entregar a los prelados de la región la Exhortación Postsinodal (documento final) del Sínodo de Obispos para Oriente Medio, celebrado en 2010, que establece las directrices en los próximos años para las iglesias de la zona.

Este mediodía, antes de marcharse, el papa almorzará con el nuncio apostólico del Vaticano, monseñor Gabriele Giordano Caccia, y luego celebrará una reunión ecuménica en la sede del Patriarcado sirio-católico en Charfar, antes de marcharse sobre las 19.00 hora local (16.00 hora GMT).

EFE


Comentarios



Por si no lo viste