Estas en


Misión movilizada en Siria y reunión en La Haya sobre el presunto ataque químico


Lun, 16/04/2018 - 10:26

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) mantuvo una reunión de urgencia sobre Siria este lunes, en medio de tensiones internacionales después de un presunto ataque con "gases tóxicos" que provocó una investigación de expertos internacionales enviados al país.

Misión movilizada en Siria y reunión en La Haya sobre el presunto ataque químico

El presunto ataque químico del 7 de abril en la localidad -por entonces rebelde- de Duma sigue movilizando a las grandes potencias, Estados Unidos y Rusia a la cabeza, y la tensión no disminuye tras los ataques occidentales en represalia contra emplazamientos militares del régimen de Bashar Al Asad.

Estas incursiones de una magnitud inédita dirigidas por Washington, París y Londres, se han producido a pesar de la presencia en Siria de investigadores de la OPAQ, que empezaron su trabajo el domingo en medio de un gran secreto.

Estos expertos, cuya tarea es investigar la utilización eventual de armas químicas pero no identificar a los autores, parecen no haber visitado todavía Duma, donde el supuesto ataque provocó decenas de muertos según los socorristas.

Moscú, gran aliado del régimen sirio, se comprometió a "no interferir" en el trabajo de la misión, oficialmente invitada por las autoridades de Damasco, que niegan toda responsabilidad en el drama de Duma.

Tras los ataques occidentales, se ha retomado el baile diplomático sobre el tema sirio, país víctima desde 2011 de una guerra devastadora que ha provocado más de 350.000 muertos.

La reunión de urgencia del Consejo Ejecutivo de la OPAQ ha tenido lugar en la sede de la organización en La Haya.

"La prioridad" es "dar los medios a la Secretaría Técnica (de la OPAQ) para concluir el desmantelamiento del programa sirio", aseguró el embajador francés, Philippe Lalliot.

Por otra parte, estadounidenses, franceses y británicos presentaron en la ONU un nuevo proyecto de resolución sobre Siria que debería ser discutido a partir del lunes.

El texto incluye la creación de un nuevo mecanismo de investigación en el empleo de armas químicas.

- Aglomeración en Damasco -

En la capital siria, feudo del régimen, miles de personas inundaron el lunes la plaza de los Omeyas, cerrada al tráfico para la ocasión, enarbolando banderas sirias y retratos del presidente Asad para denunciar los ataques occidentales.

El sábado al amanecer, una semana después del presunto ataque químico, estos tres países movilizaron buques de guerra y aviones cazas para dirigirse a los centros de investigación vinculados, según los occidentales, al programa de armamento químico del régimen.

La respuesta debía ser espectacular, pero París reconoció que los rusos fueron advertidos.

Además, los emplazamientos designados como objetivos estaban "completamente vacíos", aseguró el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), precisando que "las fuerzas presentes habían sido evacuadas".

"Misión cumplida", se felicitó en Twitter el presidente estadounidense, Donald Trump, añadiendo que el "resultado" de la operación, "perfectamente ejecutado", "no podría haber sido mejor".

- "Transparencia y neutralidad" -

En un país asolado por una guerra compleja, que enfrenta a numerosos beligerantes apoyados por grandes potencias con diferentes intereses, estos ataques no ponen en entredicho el equilibrio de fuerzas.

"Para mí, la conclusión es que estos ataques no cambian nada.

Fue una puesta en escena orquestada por Trump y (el presidente ruso Vladimir) Putin para permitir a ambos salvar la cara", considera el experto Nabeel Jury, investigador del think tank Atlantic Council en Washington.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se mostró por su parte conciliador después de varios días de declaraciones en tono amenazante.

Francia "no ha declarado la guerra" a la Siria de Bashar al Asad, aseguró el domingo.

Putin advirtió el domingo a Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra los nuevos ataques en Siria, que generarían "inevitablemente el caos" en las relaciones internacionales.

Los ataques del sábado también fueron denunciados en un tuit por la embajada de Rusia en La Haya, argumentando que su propósito era "socavar la credibilidad" de la misión de investigación de la OPAQ.

Los investigadores en Damasco han mantenido "varias reuniones" con los responsables del régimen, para discutir la misión que se llevará a cabo "con transparencia y neutralidad", aseguró el viceministro de Asuntos Exteriores sirio, Fayzal Mokdad, citado por la agencia oficial Sana.

"Siria ha reiterado durante las reuniones que está dispuesta a cooperar y poner a disposición todas las facilidades necesarias para permitir a la delegación llevar a cabo bien su misión", recalcó.

El trabajo se espera, no obstante, complicado para los investigadores, que llegan más de una semana después de los hechos en un área que desde entonces ha estado bajo el control del ejército sirio y de la policía militar rusa, donde están en marcha las operaciones de desminado.

AFP/ FR


Comentarios



Por si no lo viste