Estas en


Enrique Rondón: En Venezuela hay un corralito con muchos cómplices


Lun, 10/09/2018 - 11:03

Desde mediados de 2017, en las entidades bancarias hay restricciones para retirar dinero en efectivo, asegura el periodista Enrique Rondón... "Quienes lo necesitan lo han estado comprando, pagando hasta 50% por encima del valor... El diputado Alfonso Marquina se refirió al tema en el Parlamento. Afirmó que existían restricciones serias para obtener efectivo, 'lo que ha generado un mercado negro en el cual cobran de 20 a 25% para entregar dinero'... Hoy el corralito es más estrecho. El presidente ordena que a los pensionados les entreguen todo el monto de sus pensiones si así lo solicitan, pero la realidad impide que eso ocurra... Las transacciones electrónicas no escapan... Si se trata de una pequeña empresa e intenta transferir nómina es necesario hacerlo en varios días porque no se puede transferir más de 10 mil bolívares diarios... En Venezuela, ese bravo pueblo que se menciona en el Himno Nacional, ha ido aceptando el corralito y las instituciones, como el Colegio de Abogados, las Academias, la mayoría de las universidades y la dirigencia política y sindical se han convertido en cómplices necesarios... El cómplice necesario se define en derecho penal como aquel quien, sin ser el autor, tiene participación indispensable para que se cometa un delito"...

La opinión completa del periodista Enrique Rondón a continuación...
Comencemos por el principio. Se entiende por corralito “una restricción decretada por un Gobierno que consiste en impedir que los bancos abran sus puertas para evitar que los ciudadanos retiren su dinero al mismo tiempo, hundiendo el sistema financiero”.

Desde mediados de 2017, en las entidades bancarias de Venezuela -privadas y del Estado- hay restricciones para retirar dinero en efectivo. Quienes lo necesitan lo han estado comprando, en algunos casos, pagando hasta 50% por encima del valor. La oferta se escuchaba en los alrededores de los cajeros automáticos. Tal práctica la denunciamos en noviembre de 2017 Informe 21

En agosto de 2017, el diputado Alfonso Marquina se refirió al tema en la Comisión Delegada del Parlamento. Afirmó que existían restricciones serias para liquidar efectivo, “lo que ha generado un mercado negro en el cual cobran de 20 a 25% para entregar dinero”. ElNacional

Ha pasado el tiempo y hoy el corralito es más estrecho. El presidente Nicolás Maduro ordena en cadena de radio y televisión que a los pensionados les entreguen todo el monto de sus pensiones si así lo solicitan, pero eso es discurso para galería porque la realidad impide que eso ocurra.

A las 72 horas de esa “orden” ninguna entidad bancaria la cumplió.

Preguntando aquí y allá, las repuestas coincidían: “No nos llega suficiente dinero”. Solo entregaban 90 bolívares a los pensionados y 50 bolívares a los ahorristas. Y en algunos casos, si el pensionado iba dos días seguidos a la misma sucursal, en la segunda oportunidad se retiraba con las manos vacías.

“Son las órdenes que tengo” fue la respuesta de una joven cajera.

Y las transacciones electrónicas no escapan de este corralito. Si se trata de una pequeña empresa e intenta transferir nómina es necesario hacerlo en varios días porque no se puede transferir más de 10 mil bolívares diarios.

El corralito más cercano -en tiempo y espacio- que hemos vivido en Latinoamérica, fue en Argentina el 3 de diciembre de 2001. El presidente Fernando de la Rua, dispuso que no se podía retirar de las entidades bancarias más de 250 pesos australes a la semana.

Tal disposición provocó una reacción tan violenta en la población que el 19 de diciembre fue decretado Estado de sitio, al día siguiente La Rua renunció, y se fue en helicóptero del palacio presidencial.

En Venezuela, ese bravo pueblo que se menciona en el Himno Nacional, ha ido aceptando el corralito y las instituciones, como el Colegio de Abogados, las academias, la mayoría de las universidades y la dirigencia política y sindical se han convertido en cómplices necesarios: El cómplice necesario se define en derecho penal como aquel quien, sin ser el autor, tiene participación indispensable para que se cometa un delito.

Enrique Rondón Nieto


Comentarios



Por si no lo viste