Estas en


Un #3Sep Venezuela se conmocionó con la tragedia del Orfeón de la UCV


Lun, 03/09/2018 - 09:33

El avión que trasladaba a sus 53 integrantes, incluyendo a su director, Vinicio Adames, se estrelló en el Archipiélago de Las Azores en medio de una tormenta. Iban a participar en el Festival Mundial de Coros, en Barcelona, España

Un #3Sep Venezuela se conmocionó con la tragedia del Orfeón de la UCV

Un día como hoy de 1976, hace 40 años, el avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Venezolana que transportaba a 53 integrantes del Orfeón de la Universidad Central de Venezuela, incluyendo a su director, Vinicio Adames, se estrelló a 200 metros de la pista del aeropuerto de Lages, en la isla Texeira del Archipiélago de las Azores. Iba a reabastecerse de combustible para proseguir rumbo a Barcelona, España, donde la agrupación participaría en el Festival Mundial de Coros.

Murieron todos, incluyendo los 15 tripulantes de la aeronave, 68 personas en total.

Los orfeonistas y su director volaban en medio de la tormenta Emmy, cuyos vientos provocaron el descontrol de la nave y, por lo tanto, que el avión se estrellara contra las piedras volcánicas del archipiélago portugués, por lo cual el accidente fue denominado por la prensa de entonces como “La tragedia de Las Azores”.

La noticia conmocionó al país. La agrupación coral, fundada en 1944 por el maestro Antonio Estévez, era emblema por excelencia de la juventud venezolana y encarnación de lo más puro del sentir universitario. El velatorio, realizado en la plaza cubierta del rectorado de la UCV, así como el posterior entierro de las víctimas en el Cementerio del Este, constituyó una de las más grandes muestras de dolor que se hayan vivido en Venezuela.

Antonio Estévez convocó a amigos y antiguos integrantes para rendirle homenaje a los fallecidos durante el sepelio. Fue precisamente Estévez quien propuso a las autoridades universitarias nombrar a su sobrino, Raúl Delgado Estévez, como director titular, cargo que tuvo por más de 20 años. Éste último se salvó de morir, porque viajó a Europa con anticipación para gestionar y organizar lo relativo al hospedaje de sus compañeros. Lo mismo ocurrió con Graciela Gamboa, orfeonista que no pudo acudir al compromiso internacional por encontrarse quebrantada de salud.

Cuando se refundó la agrupación coral, aproximadamente 800 personas se postularon para integrarla y finalmente, el 27 de marzo de 1977, se ofreció el primer concierto posterior a la tragedia.

A partir de entonces, cada 3 de septiembre, de cada cinco años, los miembros del Orfeón Universitario -egresados y activos- se juntan para cantar a sus colegas fallecidos y para recordar al maestro Vinicio Adames, ante el monumento que se encuentra aledaño a sus tumbas en el Cementerio del Este.

Esta vez, por cumplirse cuatro décadas del lamentable hecho, invitaron al ministro de Cultura, Freddy Ñáñez; al alcalde de El Hatillo, David Smolansky; al cardenal Jorge Urosa Savino y a los integrantes del Grupo Aéreo de Transporte Número 6, que facilitó la aeronave para llevar a los orfeonistas a España. El acto comenzará a las12 del mediodía de hoy con una misa solemne en la capilla del cementerio; a la 1:30 pm se celebrará el acto central en el área del monumento y a las 5 pm otra misa solemne en la Parroquia Universitaria.

Aquilino José Mata / EDC


Comentarios



Por si no lo viste