Estas en


Quieren prohibir los gatos en una villa de Nueva Zelanda


Lun, 03/09/2018 - 11:56

Los gatos son una de las mascotas más populares y resultan realmente adorables. Tener uno en nuestras casas es receta para cariño y diversión. Pero lo cierto es que la idea de que son nocivos para la vida animal nativa no es nueva. Son cazadores que atentan contra todo tipo de animales pequeños que vean en la zona. En las ciudades no causan demasiado problemas, pero, ¿qué sucede en zonas como esta villa llamada Omaui, en Nueva Zelanda?

Protección de la ecología

Los gatos suelen rondar libres por los pueblos, comiendo pájaros y mamíferos pequeños. Esto lleva al exterminio de algunas especies importantes. Según los expertos, el problema se solucionaría en parte si los gatos vivieran como los perros, sin dejar la casa o las inmediaciones. Pero todos sabemos que los felinos gustan de pasear a sus anchas.

Está claro que son un problema real en el ecosistema sobre todo si son salvajes. Los gatos son adorables, pero si no cuidamos su crecimiento con esterilización y haciendo que permanezcan en nuestras casas, entonces estamos amenazando la diversidad de especies.

Lo que tienen que hacer las personas, de acuerdo a la propuesta, es castrar, registrar y colocar un chip en todos los gatos que ya vivan en la villa. Pero una vez que estas mascotas mueran, las personas no podrán traer nuevos gatos.

¿Cuál es el debate?

Los pobladores no están muy contentos con la decisión de Environment Southland, sino más bien todo lo contrario. Según ellos la prohibición es absurda tanto por falta de comprobación de que sean los gatos los que exterminan las especies como porque no apuntan a la responsabilidad de esterilización y cuidados a una mascota. Podría haber una situación intermedia antes de la prohibición total.

Si bien las personas no confían demasiado en los datos, se ha descubierto que millones de aves y mamíferos mueren en Estados Unidos debido a los gatos. Mammal Society en Reino Unido cuenta una cantidad de 55 millones de aves muertas al año. Pero la culpa no es de los gatos, sino nuestra. Quizás una política de esterilización y mayor domesticación funcione. Sería bueno intentar esto último en otras partes del mundo para conservar a nuestras queridas mascotas y también al ecosistema.

Fuente: VIX

MC


Comentarios



Por si no lo viste