Estas en


¿Cuál es el límite entre una broma y el bullying?


Jue, 08/03/2018 - 10:09

Cuál es el límite entre bromear y hacer bullying?
Seguramente, cuando has hablado acerca del Bullying entre tus conocidos, más de una vez te ha tocado escuchar el comentario: “Es juego de niños”, “Humor pesado”, “Son cosas de niños”, “No lo dicen en serio”.

 ¿Cuál es el límite entre una broma y el bullying?

Pero hay que ser claros, bromear y acosar son cosas diferentes.

Las bromas suelen ser inofensivas y no pretenden herir.

El acoso o bullying tiene una clara intención de lastimar, intimidar o asustar.

La broma involucra al afectado de forma cariñosa.

El bullying busca ridiculizar a la víctima.

El acosador pretende sentirse poderoso.

El abusador no cede porque su intención es hostil, su fin es controlar.

Una broma puede convertirse en bullying cuando se reitera.

Más de una vez deja de ser divertido.

Cuando se ataca de manera sistemática estamos frente a un acoso.

En una broma, la “víctima” generalmente también se ríe del asunto y no se siente herido.

El bullyng ridiculiza y expone la parte más vulnerable de la víctima.

​Bromear cuando alguien tuvo un incidente gracioso puede ser divertido, pero no cuando estás tocando fibras sensibles.

Hacer burla de un mal momento emocional, físico o económico tiene una clara intención de denigrar.

Eso es bullying.

Tipos de Bullying

El bullying o acoso es una forma de violencia, definida por la OMS como el uso deliberado de la fuerza física o del poder, ya sea en un grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, contra otra persona o contra un grupo.

Tiene muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos de desarrollo o privaciones.

Estos son los tipos de acoso más frecuentes:

Bullying físico:

Golpes, empujones, jalones o cuando se rompe de forma intencional algún objeto de la víctima.

Bullying psicológico:

Persecución, chantaje, manipulación y amenazas para fomentar la sensación de temor.

Bullying verbal:

Insultos, apodos, menosprecios, groserías.

Bullying sexual:

Cuando se presenta un asedio con connotación sexual.

Por ejemplo, tocamientos, levantar la falda a las mujeres, bajar pantalones a los hombres, obligar a ver pornografía, besar, etc.

Ciberbullyng:

Acoso a través de redes sociales (chismes, amenazas, palabras obscenas, difamaciones).

Bullying de exclusión:

Ignorar, omitir, aislar, excluir. Tratar a la víctima como si no existiera.

Fuente: salud180.com / FR


Comentarios



Por si no lo viste