Estas en


Después de saber esto no vas a tener ganas de emborracharte


Miércoles, 29/08/2018 - 11:27

Se sabe que el día después de haber consumido alcohol en exceso es difícil. En cambio, se ignoraba que el efecto de la borrachera afecta al cerebro mucho más allá del tiempo que dura el estado: los individuos que sufren resacas tienen menos atención, menos memoria y menos habilidades psicomotrices (velocidad y coordinación entre ellas) que las personas sobrias, aun cuando ya no hay alcohol detectable en su organismo.

Después de saber esto no vas a tener ganas de emborracharte

La novedad surge de un estudio realizado por la Universidad de Bath, en el Reino Unido. "Nuestros hallazgos demuestran que la resaca puede tener consecuencias serias para el desempeño de actividades cotidianas como conducir, y para cualidades necesarias en el trabajo como la concentración y la memoria", dijo Sally Adams, una de las autoras.

Así, aunque una persona ha bebido de más no maneje hasta que el alcohol haya desaparecido de su torrente sanguíneo, tendrá de todos modos limitaciones en los procesos cognitivos que intervienen en la conducción de un automóvil. Del mismo modo, si opera maquinaria peligrosa en el trabajo, aun haciéndolo después de haber recuperado la sobriedad presentará más riesgos a la seguridad del entorno laboral.

En el Reino Unido la resaca es la consecuencia negativa más denunciada del alcohol, y cuesta a la economía británica unos USD 2.445 millones de dólares al año en ausentismo.

El trabajo —en el que también participaron expertos de la Universidad de Bristol y el Instituto de Estudios Farmacológicos de Utretch— analizó 770 investigaciones previas. Encontró que aquellas personas con hasta 0,2% de alcohol en sangre (es decir, que ya habían procesado su consumo) "tenían afectadas la velocidad psicomotriz, la memoria del corto y el largo plazo y la atención sostenida", dijo el autor principal del estudio, Craig Gunn.

Si bien durante algún tiempo se creyó que el consumo de alcohol moderado podía tener beneficios para la salud, un estudio publicado en The Lancet lo desmintió: no existe un nivel seguro de ingesta etílica. Ahora este estudio sobre el día después oscurece más el panorama.

Fuente: Infobae

EA


Comentarios



Por si no lo viste