Estas en


Estudio asocia depresión con inequidad de los ingresos


Vie, 11/10/2013 - 18:16

Las estadounidenses están expuestas a un mayor riesgo de padecer depresión si viven donde los niveles de ingresos varían ampliamente, según indica un estudio en 50 estados del país.

Grandes brechas en los ingresos de una comunidad hacen que la gente se sienta empobrecida, aún cuando no lo sean para los estándares económicos. Culparse de "haber fallado" refuerza aún más el riesgo de depresión.

Un equipo halló que el efecto era aún mayor en las mujeres que en los hombres, según publica en Journal of Epidemiology and Community Health.

"La salud mental predispone al trastorno, pero hay fuerzas sociales que también ayudan", dijo Nancy Beauregard, de la Universidad de Montreal, Canadá, que no participó del estudio, que demuestra que "desafortunadamente, el lugar de residencia
influye (en el riesgo)".

Estudios previos habían hallado tendencias similares en el nivel local, pero el equipo de Roman Pabayo, investigador de la Facultad de Salud Pública de Harvard, Boston, se concentró en la tendencia nacional.

Los autores analizaron los datos de una encuesta de salud mental previa, realizada a 34.653 adultos, y utilizaron una formula para calcular el grado de inequidad del ingreso de cada
estado. Luego, organizó a los estados en cinco grupos, desde el más al menos equitativo.

Hallaron que las mujeres de los estados con la mayor variación de los ingresos, como Nueva York y el Distrito de Columbia, son casi dos veces más propensas a padecer depresión
que las habitantes de los estados más equitativos, como Utah y Alaska.

En los estados con las brechas más profundas, el 14 por ciento de la población es pobre, comparado con el 9 por ciento de los estados más equitativos.

Tras controlar distintas variables para identificar otras características personales que podrían predisponer a las personas a desarrollar depresión, la relación entre la inequidad
de los ingresos en los estados y la depresión se mantuvo robusta en las mujeres, pero no en los hombres.

Pabayo dijo que las mujeres deberían exigir un mejor acceso a los servicios de salud mental a través del voto o el diálogo con sus representantes municipales y estaduales.

Paradójicamente, "en las épocas de crisis, la respuesta es reducir los impuestos a la riqueza y recortar los programas sociales", dijo el autor.

Además, los trabajos que tradicionalmente realizan las mujeres, como la docencia y los cuidados domiciliarios, no se pagan por el valor que tienen para la sociedad, según dijo Naoko Muramatsu, de University of Illinois, Chicago.

"Las mujeres son más propensas que los hombres a tener trabajos en los que, aunque trabajen más, no puedan mejorar su situación", indicó Muramatsu, que no participó del estudio.

Noticias Yahoo/JP


Por si no lo viste