Estas en


La falta de oxígeno en los océanos, una “plaga” que arrasa la vida marina


Jue, 21/03/2019 - 18:50

Los efectos del cambio climático sobre los océanos son ampliamente conocidos, desde el calentamiento del agua hasta la subida de los niveles del mar, pero sin embargo hay un elemento aún más letal que a menudo pasa desapercibido: la falta de oxígeno que arrasa la vida marina.

Los océanos del planeta absorben el 30 % de las emisiones de dióxido de carbono que se lanzan a la atmósfera, lo que contribuye a la aparición de "zonas muertas" en el mar, en las que prácticamente no queda oxígeno y donde la fauna acuática no puede sobrevivir.

"En el año 2006, los pescadores veteranos de Oregón (EE.UU.) llamaban a la universidad preguntando por qué, por primera vez en décadas, estaban sacando del océano cangrejos ya muertos", explicó el profesor del departamento de Biología Integrada de la Universidad Estatal de Oregón Francis Chan.

Chan, que participó en una conferencia sobre los retos del cambio climático y la sobrepesca en los océanos organizada por la Fundación Nacional de la Prensa de EE.UU. en Monterey (California), indicó que cuando acudió a la zona para investigar lo que ocurría, el hallazgo le sorprendió: los cangrejos morían por falta de oxígeno en el mar.

"Cuanto más se baja de profundidad en el océano, menos niveles de oxígeno se hallan, y eso es normal. Sin embargo, en 2006 hallamos niveles de oxígeno en la superficie que eran incluso más bajos de los del fondo marino", apuntó.

Cuando el océano se calienta, la reacción química hace que disminuyan los niveles de oxígeno, y además se crea una capa casi impenetrable en la superficie que no permite la presencia de este elemento fundamental para la vida de los animales en los niveles inferiores.

"Es un gran problema que ya afecta a toda la costa oeste de EE.UU., donde hallamos zonas muertas sin presencia alguna de animales, y también en el resto del Pacífico y en el Atlántico. La zona más afectada es la costa este de Rusia y de Japón, así como la oeste de Alaska y Canadá", indicó Chan.

El experto calificó la "desoxigenización" del mar o "hipoxia" de ser una amenaza global y aseguró que sólo hay dos maneras de luchar contra ella: reducir la emisión de dióxido de carbono o mejorar la capacidad de los organismos vivos para lidiar con esta nueva realidad, es decir, fomentar la adaptación.

EFE / MV


Por si no lo viste