Estas en


Pedro J. Torres: Alertan que la obesidad puede originar malformaciones y disfunciones cardiacas en los jóvenes


Mar, 31/07/2018 - 11:45

Es ampliamente conocida desde hace muchos años la relación que existe entre la obesidad y el incremento en el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares en individuos adultos, ahora se conoce que este riesgo también se extiende a individuos de edades más tempranas, según ha revelado una investigación llevada cabo en fechas recientes por un equipo de científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Bristol, en el Reino Unido, cuyos resultados fueron publicados en la edición del pasado 30 de julio de la revista Circulation. La Fundación Torres-Picón comparte esta nota informativa con fines de divulgación preventiva.

Pedro J. Torres con la pintora Carmen Herrera. Aumentan las maneras de prevenir la obesidad

El estudio, que incluyó a varios miles de individuos sanos con edades comprendidas entre los diecisiete y los veintiún años, revela que adultos jóvenes con un elevado Índice de Masa Corporal (IMC) presentan hipertensión arterial y un engrosamiento del músculo cardíaco.

Kaitlin Wade, asociada de investigación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Bristol y principal responsable de este estudio, expresó: “Nuestros resultados simplemente sugieren que cualquier reducción en el índice de masa corporal a un nivel normal y saludable a una edad temprana probablemente prevenga el desarrollo de una salud cardiovascular adversa más adelante en la vida. Si la epidemia de obesidad continúa, o si de hecho mantiene su trayectoria actual, es probable que el riesgo futuro de eventos cardiovasculares como un accidente cerebrovascular o la enfermedad de la arteria coronaria aumente”.

En esta investigación se utilizó un novedoso análisis genético que permite determinar si un IMC no saludable puede provocar la elevación de la presión arterial o alteraciones en la estructura del corazón; los resultados indicaron que, en efecto, un IMC elevado incrementa la presión arterial, es decir, la fuerza que se ejerce sobre las paredes de las arterias con cada latido del corazón.

Como explicó el Dr. Gregg Fonarow, director del Centro de Cardiomiopatía Ahmanson-UCLA, en Los Ángeles, y director del Programa de Cardiología Preventiva de la UCLA, el sobrepeso causa un agrandamiento del ventrículo izquierdo del corazón, la principal cámara de bombeo cardiaca, a causa del esfuerzo que el músculo tiene que hacer para llevar la sangre a todas las células del organismo; “esos cambios pueden provocar un aumento en la masa del músculo cardiaco”.

Por lo general, el engrosamiento de las paredes de los vasos sanguíneos es el primer indicador de la aterosclerosis, también conocida como “endurecimiento de las arterias”, la cual produce la acumulación de placas grasas en el interior de las arterias, o ateromas, los cuales bloquean el flujo de la sangre a través de los vasos; este padecimiento normalmente se asocia a personas maduras o de la tercera edad, sin embargo, esta nueva investigación ha demostrado que individuos jóvenes con sobrepeso pueden presentar estas señales precursoras de eventos cardiacos en forma precoz.

CAMBIO EN EL CORAZÓN DE LOS JÓVENES

“Nuestros hallazgos sugieren que unos IMC más altos provocan cambios en la estructura de los corazones de los jóvenes que podrían preceder a cambios en los vasos sanguíneos”, dijo Wade.

Asimismo, Fonarow señaló que la obesidad incrementa el riesgo de insuficiencia cardiaca y diabetes en individuos jóvenes, y los hace más propensos a sufrir un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular a edades muy tempranas.

“Si las tendencias en la obesidad continúan sin intervenciones efectivas, las ganancias anteriores en la reducción de los eventos cardiovasculares y una mayor longevidad podrían perderse”, alertó el experto.

No obstante, la pérdida de peso, incluso a edades más tardías, puede ayudar a proteger al corazón de este tipo de eventos; la disminución del IMC podría desacelerar, e incluso revertir las anomalías cardiacas provocadas por la obesidad en personas jóvenes, según indicó Wade.

Adicionalmente, añadió Fonarow, el mantener un régimen de actividad física regular, una dieta sana, controlar la presión arterial, mantener los niveles de colesterol en niveles saludables y evitar el tabaquismo, contribuyen en gran medida a mejorar la salud del corazón.

La Fundación Torres-Picón recuerda, por su parte, que a más joven se tiene sobrepeso o se es obeso, peor es el efecto en pérdida de años respecto a la expectativa de vida. “Debemos profundizar y enseriar aún más la lucha internacional por prevenir y controlar la obesidad”.

Pedro J. Torres, su principal directivo y fundador, subraya la importancia de considerar las recomendaciones y acudir a los profesionales de la salud para tratar la obesidad; no obstante recalca que todos podemos hacer parte de este esfuerzo preventivo global, especialmente los padres, orientando a los hijos y “predicando con el ejemplo de una vida sana y sin excesos”.

GF/EDC


Comentarios



Por si no lo viste