Estas en


Pedro J. Torres: Especialistas recomiendan aplicar terapia de calor para el tratamiento de la obesidad


Mar, 03/07/2018 - 18:30

Desde hace muchos años se sabe que la terapia de calor o termoterapia es efectiva para el tratamiento de un gran número de padecimientos: enfermedades crónicas degenerativas, diversos trastornos articulares, problemas de la columna vertebral, tumores, incluso algunas afecciones de tipo ginecológico y de otros órganos internos hallan alivio en la aplicación controlada de calor. Una investigación reciente, arroja nuevas luces sobre este procedimiento, comenta y comparte la Fundación Torres-Picón.

Desde el arte y la cultura se apoyan buenas prácticas en salud y se comparte preocupación por la obesidad. Pedro J. Torres con el chairman del Museo de Brooklyn, Arnold Lehman

Ahora, gracias al estudio llevado a cabo por los doctores A. Medina y K. Radke, ha quedado confirmada la eficacia de la termoterapia también para el tratamiento de la obesidad.

Inicialmente el propósito del estudio era evaluar la eficacia de la termoterapia en el tratamiento de diferentes afecciones en forma simultánea, a tal efecto se llevó a cabo una selección de pacientes que presentaban lesiones degenerativas y reemplazos articulares, así como problemas en sus funciones motrices.

Al aplicar la termoterapia en pacientes obesos, elevando la temperatura ambiental, se logró un incremento en la velocidad del metabolismo, el calor produjo un aumento de la velocidad e intensidad de la función digestiva, lo que produjo un incremento en el consumo de energía almacenada en el tejido adiposo y, por tanto, una pérdida de peso.

Pruebas anteriores han demostrado que el organismo de una persona obesa no puede extraer toda la energía que suministran los alimentos, y no es capaz de transformar la energía que absorbe en calor; esto se debe, aparentemente, a que la actividad de la enzima contenida en la grasa celular disminuye. Por otra parte, los tejidos adiposos subcutáneos aumentan su grosor y densidad, lo que reduce la eficiencia de la circulación sanguínea e incrementa el peso del cuerpo.

Sin embargo, se ha demostrado que la aplicación de calor directamente sobre la piel y los tejidos subcutáneos, mediante el contacto con aparatos especialmente diseñados para este propósito, produce un incremento en la circulación sanguínea de más del triple del nivel normal, a consecuencia de la leve irritación generada por el calor y por la liberación de las sustancias activas de los vasos sanguíneos.

Esta aplicación de calor es segura, incluso agradable, y no causa efectos secundarios en la piel; de hecho, el único efecto colateral observado hasta ahora es precisamente la pérdida de peso y la reducción de la celulitis, por lo que en tiempos recientes el uso de la termoterapia para combatir estas afecciones se ha venido extendiendo.

Hacer ejercicio físico frecuente, llevar una alimentación saludable y en general eliminar de nuestra vida hábitos sedentarios o de ingesta de sustancias tóxicas y contraproducentes para el bienestar humano, es algo que todos podemos realizar, señala Pedro J. Torres, creador y directivo de la Fundación Torres-Picón, dedicada a promover la prevención de la obesidad infantil, así como la educación, la cultura y las artes como medios para la superación personal y colectiva. Ello, en tanto, la investigación científica aporta nuevos conocimientos al ámbito médico y de la salud, que permitan definir y confirmar nuevas estrategias de tratamiento, así como de prevención.

GF/EDC


Comentarios



Por si no lo viste