Estas en


Pedro J. Torres: Niños nacidos en meses más fríos son menos propensos a desarrollar obesidad


Jue, 19/07/2018 - 16:10

Es ampliamente conocido que la obesidad y el sobrepeso pueden ser generados por una amplia variedad de causas, entre ellas los malos hábitos de alimentación, la falta de ejercicio físico y factores hereditarios; si bien la carga genética es un componente que hasta ahora no es posible modificar, otros factores como la alimentación y el sedentarismo sí son factores que podemos modificar para reducir el riesgo de desarrollar un exceso de peso, recuerda la Fundación Torres-Picón.

Gobiernos, empresas, universidades, centros de investigación y comunidades deben promover más la prevención en salud. Pedro J. Torres, de la Fundación Torres-Picón

No obstante, recientes estudios apuntan a la identificación de otro condicionante que puede influir positiva o negativamente en la predisposición que una persona tenga a sufrir de este problema en el largo plazo, y es la época del año en la que dicha persona fue concebida, la cual puede ser determinante en cuanto a la proporción de grasa marrón que va a tener en su organismo en el futuro.

Es importante mencionar que la grasa marrón o beige, o “grasa buena”, es la metabólicamente activa, es decir que produce energía, y en el niño es conocida como grasa parda. En contraste, la grasa blanca o “grasa mala” es la que actúa como fuente de energía sólo cuando el organismo la requiere, de lo contrario se acumula en los depósitos de grasa que generalmente se forman en el individuo adulto obeso o sobrepasado de peso.

El estudio fue llevado a cabo con la participación de 8.400 individuos adultos, divididos en dos grupos, los nacidos entre los meses de julio y noviembre y los nacidos entre enero y junio; a través del uso de tomografías se logró determinar que los individuos nacidos en las épocas más frías del año presentaban mayores proporciones de grasa marrón, en comparación con los nacidos en épocas más cálidas o menos frías. Esto significa que los individuos nacidos en épocas frías del año, al poseer mayor porcentaje de “grasa buena” tienen menos predisposición a desarrollar sobrepeso u obesidad, así como problemas metabólicos, que los nacidos en épocas más cálidas.

Existen circunstancias, como el consumo de ciertas bebidas o drogas, la obesidad y otros factores externos, que pueden afectar la calidad del semen y por tanto influir en la concepción; a través de este estudio se determinó la existencia de una relación entre la temperatura ambiente al momento de la concepción y la proporción de grasa marrón que en el futuro tendrá el organismo del niño por nacer.

Asimismo, es sabido que las bajas temperaturas ambientales promueven la producción de grasa marrón, la que a su vez estimula la oxidación de las grasas y su transformación en energía, lo cual contribuye a prevenir su acumulación y evitar el sobrepeso y la obesidad.

Para el presidente de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres, dedicada a labores preventivas de la obesidad entre niños y niñas, es indispensable insistir en la formación de conciencia respecto a la enfermedad y sus secuelas. Esto debe hacerse en el hogar y también en las escuelas. Es responsabilidad tanto de los padres y representantes, como de los maestros y profesores. Hay que trabajar lo individual, así como lo colectivo.

Torres subraya que el control y disminución de ésta enfermedad produciría a su vez el descenso de muertes prematuras en todo el mundo.

GF/EDC


Comentarios



Por si no lo viste