Estas en


Pedro J. Torres: Obesidad y soledad, tendrían una estrecha relación genética


Vie, 13/07/2018 - 03:17

El Reino Unido es el país con mayor tasa de obesidad de todo el continente europeo; según datos, casi dos tercios de la población sufren de algún grado de sobrepeso u obesidad. Muy de cerca le sigue en el segundo lugar, España, con casi un 25% de su población afectada por esta patología. Paralelamente, y no por coincidencia, ambos países ocupan igualmente el primero y el segundo lugar en índices de población que presenta, padece o sufre la condición de soledad; comparte y comenta la Fundación Torres-Picón.

Pedro J. Torres junto a Jane Fonda, célebre activista internacional pro hábitos saludables

En efecto, en el Reino Unido, de cada cuatro personas mayores de 65 años, casi una se encuentra en esta situación, y en España, datos del Instituto Nacional de Estadística revelan que hasta 2017 alrededor de un 25,4% de los hogares españoles estaba integrado por una sola persona, y la cifra sigue en aumento.

Y como señalamos anteriormente, no se trata de una coincidencia, así lo apunta una investigación realizada por científicos de la Universidad de Cambridge, publicada en el periódico Nature Communications. Según este estudio, se trata de un vínculo genético entre obesidad y soledad ya que, al parecer, existe una analogía entre los genes relacionados con el riesgo a desarrollar sobrepeso u obesidad y los que predisponen a sufrir de aislamiento social; con dicho hallazgo, este trabajo estaría estableciendo por primera vez una asociación entre la obesidad y la soledad, lo cual abre nuevas posibilidades para el tratamiento conjunto de ambas circunstancias.

Este nuevo descubrimiento modifica conceptos establecidos previamente según los cuales la soledad es producto de situaciones surgidas en el entorno social y las experiencias de vida del sujeto, sino que son provocadas igualmente por un factor genético fundamental, tal como señaló el doctor Dr. John Perry, científico sénior de la Universidad de Cambridge; expresó el especialista que el conocimiento de la existencia de una interrelación entre el factor hereditario y el factor socio-ambiental permitiría el abordaje de ambos factores y, por consiguiente, el tratamiento de ambas patologías desde una nueva perspectiva.

Para este estudio, los científicos efectuaron un análisis de los datos relacionados con la carga genética de 487.647 individuos, almacenados en el Biobanco del Reino Unido, y los contrastaron con la información obtenida a través de una encuesta realizada entre dichos individuos, relacionada con su percepción de su situación social, su soledad, así como la frecuencia y calidad de sus interacciones sociales.

Los resultados indicaron que aquellas personas que se consideraban a sí mismas “solas” presentaban diferencias genéticas en hasta quince ubicaciones diferentes de su ADN, las cuales se encontraban asimismo en individuos con sobrepeso u obesidad; estas variaciones, a su vez, estaban vinculadas con un área del cerebro relacionada con el autocontrol emocional.

Este descubrimiento podría ayudar a explicar la razón por la cual algunas personas son más felices viviendo en soledad mientras que para otras vivir sin compañía resulta deprimente, y cómo estos estados de desánimo pueden predisponer a quien los sufre a incurrir en excesos en la alimentación.

CIERTOS GENES DETERMINAN SI SE ES MÁS O MENOS SOCIABLE

Adicionalmente, este estudio determinó que algunos genes se relacionan con un aumento en las probabilidades de que un individuo sea más o menos sociable; en efecto, se detectaron trece variaciones genéticas en individuos que frecuentan lugares públicos de recreación al menos una vez cada semana, y hasta dieciocho variaciones relacionadas con la pertenencia a grupos religiosos.

Diferentes medios de comunicación, e incluso agencias internacionales de noticias, han hecho referencia a la investigación. Es seria y significativa, comenta al compartirla la Fundación Torres-Picón, enfocada en tareas preventivas.

Queremos insistir –una vez más– en que, autoridades y sector privado, individuos y comunidades, padres y maestros, especialistas y afectados, todos debemos hacer algo, poner de nuestra parte, para que disminuya la incidencia de factores que son controlables, eso es prevención, apuntó el directivo y portavoz de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres. Es lo correcto y además lo inteligente, impulsar en todas las regiones, en todos los continentes, la prevención como “la mejor medicina”, en tanto la ciencia determina otras estrategias para el control del sobrepeso y la obesidad, apuntó Torres.

GF/EDC


Comentarios



Por si no lo viste