Estas en


Pedro J. Torres: Riesgo de sufrir fracturas y lesiones musculares en la tercera edad se multiplica en los obesos


Miércoles, 22/08/2018 - 16:51

En efecto, la obesidad y el sobrepeso incrementan en forma exponencial el peligro de sufrir estas lesiones ya que representan una carga extra sobre estructuras que ya están debilitadas, tal como lo explica el doctor Joshua Bracamontes Mozes. Esta nota es circulada por la Fundación Torres-Picón como una contribución a la divulgación preventiva en salud.

Gobiernos, empresas, universidades, centros de investigación y comunidades deben promover más la prevención en salud. Pedro J. Torres, de la Fundación Torres-Picón

Un traumatismo muscular o una fractura, sobre todo en los miembros inferiores o en el área de la espalda y la cadera, puede ser una lesión verdaderamente seria, incluso incapacitante, y si el paciente lesionado es una persona de la tercera edad, el pronóstico puede ser bastante desalentador.

En las personas de edad, desafortunadamente, el riesgo de sufrir una lesión de este tipo se incrementa considerablemente a causa de la disminución de la calidad de los huesos causada por el envejecimiento del organismo; es así como a partir de los sesenta años, aproximadamente, se hacen cada vez más frecuentes las lesiones de columna vertebral, las fracturas y los trastornos musculares y articulares en la cadera, piernas, rodillas y tobillos.

Otro factor que se suma e influye en forma bastante negativa en esta condición de salud es el exceso de peso; en efecto, la obesidad y el sobrepeso incrementan en forma exponencial el riesgo de sufrir estas lesiones ya que representan una carga extra sobre estructuras que ya están debilitadas, tal como lo explica el doctor Joshua Bracamontes Mozes, especialista en traumatología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Coahuila. Señala el traumatólogo que el riesgo de sufrir este tipo de lesiones se suma a la lista de enfermedades asociadas al exceso de peso, como la diabetes, la hipertensión arterial, las patologías cardiacas y varias formas de cáncer, entre otras.

Indiscutiblemente, no se puede detener el paso del tiempo y el deterioro orgánico que viene con la edad es inevitable, pero el daño que sufren el sistema nervioso y la estructura músculo esquelética pueden atenuarse y aun prevenirse mediante la adopción de hábitos de vida saludable desde la infancia y la juventud.

“Algunas personas dejan de lado el deporte y la adecuada alimentación en la juventud y comienzan a preocuparse por ello hasta que las enfermedades sobrevienen, en algunos casos con consecuencias irreversibles”, explica Bracamontes.

Asegura el médico que una alimentación balanceada, rica en vitaminas y minerales, así como la práctica de al menos treinta minutos diarios de ejercicio físico son una excelente medida de prevención contra la obesidad y sus secuelas, incluyendo las fracturas en la tercera edad.

Destaca asimismo, que en todo hogar donde viva una persona de la tercera edad deben tomarse precauciones para evitar el riesgo de que ocurra un accidente que pueda provocarle este tipo de lesiones; así, debe asegurarse un entorno libre de obstáculos que entorpezcan el desplazamiento, evitar el uso de tapetes o alfombras que puedan ocasionar traspiés, y vigilar que las mascotas de la casa no causen tropiezos. Igualmente, el adulto mayor debe usar bastón o andadera, si los necesitan para caminar.

Para el presidente y vocero de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres, que atiende entre otros asuntos el tema de la obesidad infantil; desde el punto de vista de la prevención “será necesario lograr cambios personales de estilo de vida, aunque no sean tan ambiciosos, pues pueden convertirse rápidamente en soluciones de mayor magnitud”. Y añadió, “asumimos como un deber compartir, colaborar a difundir toda información que ayude en el manejo y reducción de este grave problema, especialmente la de origen médico-científico”.

GF/EDC


Comentarios



Por si no lo viste