Estas en


Pedro Torres Ciliberto: Alimentación inadecuada puede alterar genes del cerebro y provocar obesidad


Vie, 05/04/2019 - 12:51

“Somos lo que comemos”, dice un refrán muy extendido, y es cierto, el tipo de alimentos que ingerimos influye en forma definitiva, bien sea positiva o negativamente, en el funcionamiento de nuestro organismo y en nuestra salud, hasta tal punto que nuestra dieta puede incluso modificar la genética de nuestro cerebro y, por lo tanto, su estructura y desempeño, tal como lo demuestra un estudio realizado por especialistas del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona, España.

En la conservación de la salud las artes escénicas también juegan un papel importante. Pedro Torres Ciliberto junto a Isabella Rossellini

En este estudio, llevado a cabo por Ilario de Toma, Marta Fructuoso y Mara Dierssen, del CRG, en colaboración con Bartek Wilczynski, de la Universidad de Varsovia, y que fue publicado por la revista eNeuro, se demostró cómo la alimentación de una persona es capaz de alterar los genes de las diferentes áreas de su cerebro.

“Hasta ahora, se sabía poco sobre cómo esta dieta conduce a cambios en la expresión génica en el cerebro y cómo se coordinan estos cambios”, expresó Mara Dierssen.

La presente información es compartida en el marco del eje de actividades de divulgación preventiva en salud impulsadas por la organización y fundación Torres-Picón.

A partir de la hipótesis de que al tener libre acceso a alimentos hipercalóricos, como el chocolate, los ratones tienden a comer en forma compulsiva y a desarrollar sobrepeso, en forma similar a los humanos, los científicos alimentaron a los animales con una dieta básicamente “obesógena” y analizaron las alteraciones en la expresión génica en las regiones del cerebro relacionadas con el equilibrio de energía y recompensa.

La investigación reveló que estas alteraciones en la expresión génica son el resultado de dos procesos simultáneos; el primero, es un mecanismo molecular que actúa como un “interruptor” que desregula la expresión génica en determinados genes, en tanto que el segundo controla los genes en una forma más “sutil” de “sintonización”.

“Descubrimos que los genes que respondían a la dieta de manera similar no estaban distribuidos al azar, sino que se agrupaban en la misma región del genoma, denominada ‘dominios topológicamente asociados’ (Topologically Associated Domains, o TAD, por sus siglas en inglés)”, señaló Dierssen.

Explicó la especialista que “la recompensa, la emoción y la memoria, la atención y los sistemas cognitivos también pueden conducir a conductas adictivas como comer compulsivamente y la inflexibilidad. Todo ello está controlado por las áreas metabólicas y hedónicas del cerebro –el hipotálamo, el córtex frontal y el estriado– y es necesario que todo esté coordinado para permitir que las personas ingieran muchas más calorías de las que necesitan”.

“Vimos que los cambios de los genes en el hipotálamo, que controla apetito y peso corporal, se correlacionaban con el peso de los ratones, mientras que los genes expresados en el estriado y el córtex frontal, se correlacionaban con el grado de conducta compulsiva, inflexibilidad y comer demasiado”, añadió.

A juicio de los investigadores, estos hallazgos pueden ser el punto de partida para la creación de tratamientos para el control de la obesidad que no se limiten al abordaje de las funciones de un solo gen, sino que vayan dirigidos necesariamente a una red completa de genes relacionados con procesos biológicos clave.

Pedro Torres Ciliberto, desde la organización y fundación Torres-Picón, enfocada en la prevención en salud así como en la promoción del arte, la cultura y la educación en poblaciones infantiles y juveniles con menos recursos, al compartir esta información dijo que, en tanto la ciencia, los investigadores y los profesionales de la salud encuentran maneras más efectivas de controlar y disminuir el problema, debe seguirse promoviendo a la par del ejercicio físico frecuente, una dieta lo más saludable posible y el consumo frecuente de agua potable, en vez de bebidas azucaradas.

GF/EDC


Por si no lo viste