Estas en


Pedro Torres Ciliberto: Buscan determinar si tratamiento de cáncer luminal es afectado por la obesidad


Miércoles, 03/04/2019 - 07:26

A fin de profundizar en el conocimiento de la relación de causa y efecto existente entre la obesidad y el cáncer, un estudio a realizarse en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) a cargo de la médico interna residente (MIR), Alba Rosa Díaz, intentará determinar si la obesidad en pacientes posmenopáusicas puede alterar el tratamiento de cáncer de mama luminal y disminuir su efectividad.

Pedro Torres Ciliberto en conversación con la pintora Carmen Herrera. Aumentan las maneras de prevenir la obesidad

Para este estudio se contará con la participación de entre 80 y 100 pacientes que sufran de cáncer luminal, que no hayan necesitado tratamiento de quimioterapia sino solamente terapia hormonal a través de medicación inhibidora de la aromatasa, una enzima que sintetiza los estrógenos.

El cáncer luminal, el cáncer de mama más frecuente en mujeres, es el tipo de tumor con receptores hormonales positivos para estrógenos y progesterona, por lo que también es llamado hormonodependiente, es decir, que requiere estrógeno para crecer.

Explicó la especialista que una vez iniciada la menopausia, las mujeres no producen estrógenos en los ovarios, sino que esta hormona es sintetizada por el tejido adiposo; el objetivo del estudio es determinar si las pacientes obesas reaccionan de la misma forma que las no obesas ante el tratamiento hormonal que busca anular los estrógenos para evitar que el cáncer se nutra de ellos.

“Se puede llegar a pensar que las pacientes obesas, con la misma dosis de inhibidores de aromatasa que una paciente sin obesidad, no responden igual porque su cuerpo, de por sí, produce más estrógenos debido a que tienen más grasa”, señaló.

La presente nota se comparte dentro del eje de actividades de divulgación preventiva en salud llevadas a cabo por la Fundación Torres-Picón.

Para comprobar esta hipótesis, en lugar de tomar en consideración el Índice de Masa Corporal (IMC), como es lo usual, a las pacientes se les practicará una medición de grasa corporal por medio de una densitometría; paralelo a esto, se les realizarán mediciones de la hormona FSH, la cual actúa como indicadora directa del nivel de estrógenos en el organismo y, en caso de niveles bajos, ofrece resultados más exactos que los que se obtendrían midiendo los estrógenos directamente. Las mediciones de la FSH se harán al comenzar el estudio, a los seis meses y al año, a fin de comparar la supresión de las hormonas entre las obesas y las no obesas.

En este sentido, explicó Díaz: “Si vemos que las pacientes obesas responden peor porque sus estrógenos están más activos que en pacientes sin sobrepeso a lo mejor necesitan o una mayor dosis u otro tipo de tratamiento porque se les está bloqueando mal hormonalmente”.

Señaló la experta que estudios anteriores indican que la reaparición del cáncer es más frecuente en las pacientes obesas, quienes además tienden a tener peores resultados que pacientes que toman la medicación inhibidora y no son obesas; la explicación detrás de esto podría ser que “quizá se les está bloqueando mal las hormonas y su cáncer se está alimentando de los estrógenos que produce su grasa”.

Hacemos un exhorto más para que cuidemos la salud y para que especialmente no desmayemos en la tarea de apoyar o impulsar medidas preventivas de la obesidad y el sobrepeso. Debemos pensar en los adultos mayores afectados y también considerar que nuestros niños y jóvenes pueden librarse, salvarse, de esta amenaza a la salud pública que con carácter de epidemia global se ha esparcido, comentó Pedro Torres Ciliberto, de la organización y fundación Torres Picón, enfocada en la prevención informativa del problema, así como en la promoción del arte, la cultura y la educación como medios para la superación personal y el desarrollo.

GF/EDC


Por si no lo viste