Estas en


Pedro Torres Ciliberto: Desarrollan sistema de puntuación poligénica para calcular el riesgo genético de obesidad


Jue, 02/05/2019 - 16:02

Es sabido que el desarrollo del sobrepeso o la obesidad depende de muchas variables, algunas de las cuales, aunque son determinantes, como el estilo de vida, los hábitos de alimentación y el nivel de actividad física, pueden ser modificables; sin embargo, existen otros elementos, tan importantes como los anteriores pero que no pueden ser alterados, como el factor genético, el cual predispone a algunas personas a la obesidad, a veces desde la infancia.

Pedro Torres Ciliberto, con el ex presidente de México Felipe Calderón; ambos en favor de promover la cultura por una vida sana

En tales circunstancias, el conocimiento previo del riesgo genético de obesidad que presenta un individuo determinado permitiría pronosticar el alcance de dicho riesgo con cierto margen de certeza; con este objetivo, científicos de la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, han venido trabajando en la elaboración de un sistema de “puntuación poligénica” con el cual sería posible calcular el riesgo genético de obesidad en forma temprana a fin de tomar las medidas terapéuticas necesarias para prevenir su aparición.

Este proyecto de investigación fue dirigido por Amit V. Khera, médico clínico y miembro de la Facultad de Investigación del Centro de Medicina Genómica del Hospital General de Massachusetts y científico asociado en el Instituto Broad, en colaboración con Mark Chaffin y Sekar Kathiresan, del Instituto Broad del MIT y Harvard, el Hospital General de Massachusetts (MGH) y la Escuela de Medicina de Harvard.

La presente información es compartida en el marco del eje de actividades de divulgación preventiva en salud impulsadas por la organización y fundación Torres-Picón.

Para esta investigación se utilizó información proveniente del mayor estudio relacionado con el genoma humano y la obesidad a través de los cuales fue posible analizar los efectos de más de 2.1 millones de variantes asociadas al peso. Con esta información se pudieron analizar los datos de 119 mil 951 individuos, almacenados en el Biobanco del Reino Unido, lo que permitió la validación del algoritmo de puntuación con el cual se estudió la obesidad en más de 300 mil individuos de diversos grupos de población.

Los resultados obtenidos revelaron que el 10% de la población adulta cuyas puntuaciones poligénicas eran más altas tenían en promedio casi 13 kilos más de peso que individuos cuyas puntuaciones eran más bajas; asimismo se determinó que el riesgo de padecer obesidad mórbida y sufrir patologías cardiometabólicas, como la diabetes y la enfermedad arterial coronaria, era 25 veces más elevado en las personas con puntuaciones poligénicas altas.

Sin embargo, Sekar Kathiresan, miembro del instituto y director de la Iniciativa de Enfermedades Cardiovasculares en el Instituto Broad, director del Centro de Medicina Genómica en MGH, puntualizó que las personas que tienen una puntuación poligénica elevada no necesariamente están inevitablemente destinadas a padecer obesidad. “Pero probablemente tengan que trabajar más en un estilo de vida saludable para compensar la disposición genética ya que las estrategias de prevención pueden ser grandes aliados en la vida temprana de estas personas”.

Explicaron los científicos que otro de los beneficios de este nuevo instrumento de diagnóstico, además de la detección temprana del riesgo de obesidad, es que puede servir igualmente para predecir las probabilidades de sufrir otras patologías, como el cáncer de mama y las enfermedades cardiovasculares. Indicaron que estudios más profundos con individuos que tengan puntuaciones extremas podría ofrecer la posibilidad de descubrir otras vías biológicas y estudiar nuevos mecanismos asociados a la regulación del apetito, al almacenamiento de grasas y al microbioma.

Pedro Torres Ciliberto, desde la organización y fundación Torres-Picón, enfocada en la prevención en salud así como en la promoción del arte, la cultura y la educación en poblaciones infantiles y juveniles con menos recursos, al compartir esta información dijo que, en tanto la ciencia, los investigadores y los profesionales de la salud encuentran maneras más efectivas de controlar y disminuir el problema, debe seguirse promoviendo a la par del ejercicio físico frecuente y una dieta lo más saludable posible, el consumo frecuente de agua potable, en vez de bebidas azucaradas.

GF/EDC


Por si no lo viste