Estas en


Pedro Torres Ciliberto: El arroz es un carbohidrato que puede ayudar a controlar la obesidad


Lun, 13/05/2019 - 09:12

Es un hecho cierto que una de las principales causas de la obesidad es el consumo de alimentos inadecuados, pobres en nutrientes pero ricos en grasas y carbohidratos que aportan sobre todo calorías vacías. Otro hecho cierto es que entre los principales alimentos compuestos básicamente por carbohidratos se encuentra el arroz, un cereal cuyo consumo está muy extendido alrededor del mundo y constituye el elemento primordial en la dieta de casi la mitad de los habitantes del planeta, fundamentalmente en los países del Lejano Oriente como India, China, Indonesia, Bangladesh, Tailandia, Vietnam, Birmania, Filipinas, Camboya y Pakistán, los cuales suman alrededor del 90% del consumo mundial de arroz.

Pedro Torres Ciliberto junto a la célebre activista internacional pro hábitos saludables Jane Fonda

¿Cómo se entiende entonces que las poblaciones de dichos países estén conformadas por personas mayoritariamente delgadas, en tanto que en los países que menos arroz consumen en el mundo, como España, Francia, el Reino Unido y Estados Unidos, entre otros, la expansión de la obesidad ya está alcanzando proporciones alarmantes?

La explicación de esta paradoja la ofreció un estudio llevado a cabo por investigadores del Colegio de Artes Liberales para Mujeres de Doshisha en Kioto, Japón, el cual fue presentado en el Congreso Europeo de Obesidad recientemente celebrado en Glasgow, Escocia; en este estudio se analizaron datos de 136 países diferentes para establecer la relación entre las tasas de obesidad y el consumo de arroz.

Según sus resultados, existen claras diferencias en las tasas de obesidad de países poco consumidores de arroz, como Estados Unidos en donde casi el 40% de su población adulta presenta esta enfermedad, comparados con aquellos países en los que la base de su dieta es precisamente el arroz, como Japón, en donde la obesidad apenas alcanza a un 4% de la población; ciertamente, otros factores podrían ejercer influencia en estas variaciones, pero todo indica que el factor preponderante podría ser justamente el consumo de arroz.

Compartimos la presente información dentro del eje de actividades de divulgación preventiva en salud llevadas a cabo por la Fundación Torres-Picón.

De acuerdo con lo explicado por los expertos, en los países con el más alto consumo de arroz, una media de 150 gramos por día, las tasas de obesidad son significativamente menores que en aquellos países con bajo consumo, un promedio de 14 gramos diarios; esta relación se mantuvo constante incluso después de descartar otros factores que pudieran influir, como el nivel de educación, el nivel socioeconómico, el consumo de alcohol o tabaco u otras variables como el consumo total de calorías diarias o el nivel de actividad física.

Asimismo, los datos indicaron que un incremento de alrededor de 50 gramos por persona en el consumo diario de arroz podría significar la reducción de la obesidad hasta un 1% a nivel global, es decir, de una cifra de 650 millones de personas obesas bajar a unos 643 millones, o lo que es lo mismo, 7 millones de personas que dejarían de ser obesas.

El mecanismo que se encuentra detrás de este efecto no ha podido ser descifrado aún, pero los científicos suponen que está asociado a que la fibra, los nutrientes y otros compuestos vegetales presentes en los cereales integrales ayudarían a incrementar la sensación de saciedad y reducir los excesos en la alimentación; en este sentido, destacan que la comprensión de este mecanismo es fundamental para utilizar este nuevo descubrimiento como herramienta para enfrentar el problema de la obesidad, especialmente de cara a las diferencias en los estilos de vida y de alimentación entre las diversas culturas alrededor del mundo.

No obstante, los investigadores hicieron hincapié en que, si bien en este estudio analizaron muchas variables, también hubo elementos que pudieron no haberse tomado en cuenta, como por ejemplo el hecho de que no se utilizaron datos individualizados sino a nivel estatal, lo que pudo generar confusión debido a que el consumo de arroz y los niveles de obesidad pueden variar en las distintas regiones de un mismo país.

Igualmente indicaron que el uso del Índice de Masa Corporal (IMC) no puede ser del todo confiable como parámetro de medición de salud, ya que no distingue entre peso por masa muscular o peso por grasa.

Otro factor que no se tuvo en cuenta es el tipo de arroz que consume cada población, lo cual puede producir variaciones importantes en cuanto a las diferencias en el contenido de fibra debido a que es precisamente la fibra la que pudiera estar cumpliendo con el papel protector contra la obesidad.

Especialmente, tenemos que velar por el estado físico, mental y emocional de los más pequeños, afectado por la obesidad, dijo Pedro Torres Ciliberto, en nombre de la organización y fundación Torres-Picón. Hay que tomar en cuenta y cooperar con los profesionales de la salud, mantenernos informados, entender así como acatar las recomendaciones de nuestro médico más directo, pues es quien maneja los detalles del caso, finalizó Torres Ciliberto.

GF/EDC


Por si no lo viste