Estas en


Pedro Torres Ciliberto: Nuevo estudio reafirma que la genética sí influye en el desarrollo de la obesidad


Miércoles, 06/02/2019 - 11:10

Todos conocemos personas que pueden comer cuanto quieran sin aumentar un gramo de peso, y también a quienes que, como dicen, de solo pensar en comida engordan varios kilos; las explicaciones de este fenómeno tienden a ser muy variadas, predominando la que lo atribuye a diferencias en el metabolismo; sin embargo, un estudio realizado recientemente por científicos del Instituto de Ciencia Metabólica Wellcome Trust-MRC de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, encabezado por la profesora Sadaf Farooqi, apunta a que la causa de esta diferencia está en la carga genética.

Desde el arte y la cultura se apoyan buenas prácticas en salud y se comparte preocupación por la obesidad. Pedro  Torres Ciliberto con el chairman del Museo de Brooklyn, Arnold Lehman

En esta investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista PLOS Genetics, se efectuó un análisis comparativo del ADN de más de 14.000 personas, de las cuales 1.622 eran delgadas, 1.985 presentaban “obesidad severa de inicio temprano” y el resto, unas 10.433, conformaban un grupo control, con un peso dentro del rango normal.

Explicaron los investigadores que este tipo de estudio normalmente se enfoca únicamente en personas que sufren exceso de peso, a fin de establecer asociaciones entre el Índice de Masa Corporal (IMC) y la obesidad con la carga genética de los pacientes; pero ésta es la primera vez que una investigación abarca tanto individuos delgados y sanos como personas con sobrepeso, comparando la información obtenida en ambos grupos.

El análisis confirmó la presencia de variantes genéticas que ya habían sido encontradas en estudios previos; partiendo de esta información, los especialistas elaboraron una “puntuación de riesgo genético”, basada en 97 ubicaciones genéticas que ya habían sido relacionadas con el IMC.

Inés Barroso, directora del Grupo de Enfermedades Metabólicas en el Instituto Wellcome Sanger y miembro del grupo de estudio, informó: “Como se anticipó, encontramos que las personas obesas tenían un puntaje de riesgo genético más alto que las personas con peso normal, lo que contribuye a su riesgo de sobrepeso. Los dados genéticos están cargados contra ellos”.

Dijo la especialista que aproximadamente el 74% de los participantes delgados tenían familiares que eran invariablemente delgados, y tenían además una puntuación de riesgo genético muy por debajo de la de los participantes con sobrepeso.

Dicha información se comparte dentro del eje de actividades de divulgación preventiva en salud llevadas a cabo por la organización y fundación Torres-Picón, con el propósito de colaborar con su difusión.

Por su parte, Farooqi explicó que “esta investigación muestra por primera vez que las personas delgadas y sanas, generalmente tienen esta condición porque poseen una carga menor de genes que aumentan las posibilidades de sobrepeso, y no porque sean moralmente superiores, como algunas personas prefieren sugerir”.

En tal sentido, diversos estudios han demostrado que para las personas que logran perder peso es sumamente difícil mantenerse relativamente delgadas, y señalan que aproximadamente el 50% de estas personas recuperan su IMC original en un periodo máximo de cinco años.

Según la experta, los resultados demuestran que las personas tienen mucho menos control sobre su peso de lo que generalmente se cree, lo cual debe tomarse en cuenta a fin de evitar críticas y acusaciones contra las personas a causa de su exceso de peso.

“Ya sabemos que las personas pueden ser delgadas por diferentes razones”, expresó la profesora, y señaló que los resultados de este estudio pueden servir de base para la elaboración de nuevos tratamientos para la obesidad.

“Es fundamental prestar atención a los muy diversos riesgos asociados a la obesidad. Hay que acentuar la prevención, como recomienda la Organización Mundial de la Salud. Otra parte importante que complementa la alimentación equilibrada como una medida preventiva principal, es el combate de la vida sedentaria, caminar, involucrarnos y participar más en las prácticas deportivas, en la realización de ejercicio físico adecuado a cada condición, sin excesos, que es una efectiva herramienta para mantener el peso y las buenas condiciones, ayudando a procesar el consumo de calorías”, señala Pedro Torres Ciliberto, en nombre de la organización y fundación Torres-Picón, destacando la enorme importancia de chequearnos y controlarnos con el médico y otros profesionales de la salud.

GF/EDC


Comentarios



Por si no lo viste